El agrónomo y presidente de Acción y Reforma Agrícola, Pedro J. Vivoni Alcaráz, recomendó a los miembros de la Comisión a “actuar con más prudencia y ver los efectos que esta prohibición tiene en la agricultura”. (AP / Luis Robayo)

La medida legislativa que propone prohibir el uso de glifosato en el deshierbe de carreteras y caminos estatales o municipales recibió hoy opiniones encontradas de sectores que favorecen la misma y los que la objetan por su efecto sobre la actividad agrícola en el País, donde el uso de este herbicida es común.

A favor del proyecto, según la comunicación circulada por la Cámara de Representantes, cuya comisión de Agricultura celebró vistas públicas hoy, se expresaron el Colegio de Médicos Cirujanos; el Colectivo Nada Santo Sobre Monsanto y la organización Boricuá de Agricultura Ecológica. También se manifestó a favor el catedrático del Departamento de Química del Recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, Enrique Meléndez Martínez.

En contra de la legislación comparecieron, la doctora y toxicóloga Liza Dunn de la compañía Bayer Crop Sciencie Puerto Rico; la directora ejecutiva de la Asociación de Biotecnología Agrícola de Puerto Rico (PRABIA, por sus siglas en inglés) y la presidenta de la organización Productores de Café de Puerto Rico (PROCAFE). 

Por su parte, el agrónomo y presidente de Acción y Reforma Agrícola, Pedro J. Vivoni Alcaráz, recomendó a los miembros de la Comisión a “actuar con más prudencia y ver los efectos que esta prohibición tiene en la agricultura”. 

Mientras tanto, el Colegio de Químicos de Puerto Rico emitió hoy también una comunicación en la que expone los riesgos y beneficios de la utilización de este químico y concluye que ni apoya ni se opone a su uso.

El presidente del Colegio de Médicos, Víctor Ramos, opinó que el uso del herbicida se debe eliminar por completo, pero favoreció “cualquier adelanto en el camino, ya sea restringiéndolo para que sean los agricultores los que lo utilicen en sus fincas”.

El profesor Meléndez describió la medida como un “paso de avanzada” y afirmó que constituiría una contribución de aquellos llamados a proteger la salud y la vida de todos los puertorriqueños.

Al oponerse al proyecto la toxicóloga Dunn afirmó que el herbicida provee controles efectivos de las malezas en las vías públicas y es “una opción indispensable para administradores de terrenos que necesitan controlar las malezas invasoras y como instrumento para ayudar a restaurar hábitats nativos”.

Argumentó que los productos a base de glifosato de la marca Bayer “se pueden usar de manera segura según las indicaciones” y reclamó que el glifosato no es cancerígeno. 

La directora ejecutiva de PRABIA, Beatríz Carrión, advirtió que la propuesta prohibición amenaza directamente la sustentabilidad de la Agricultura”. Reclamó además que la medida tiene “lenguaje inflamatorio y premisas incorrectas referente al glifosato y su seguridad establecidas por las Agencias Regulatorias, tanto federales como estatales”. 

La amenaza a la actividad agrícola la levantó también la presidenta de PROCAFE, Iris Jeannette Rodríguez, que opinó que la pieza legislativa “parte de premisas incorrectas y creará un precedente nefasto para el uso de otros productos químicos necesarios para la agricultura”. 

Expresó además preocupación de que esta prohibición tendrá un impacto económico adicional en el sector agrícola que opera en las fincas rentadas a la Autoridad de Tierras. “Actualmente el uso de herbicidas y glifosato es una herramienta segura y económica para el control de malezas”, declaró.

En su comunicación de hoy el presidente del Colegio de Químicos Juan J. Santiago Olivares, sostuvo que parte de la preocupación de la entidad es que no hay suficiente data científica que demuestre que el glifosato causa cáncer, aunque sí hay muchos artículos de organizaciones importantes como la Organización Mundial de la Salud, que indican que el compuesto tiene un efecto en la salud.

“Además del efecto que tiene en los comestibles, la preocupación es si las personas que están utilizando el glifosato hacen uso de la protección requerida, ya sean gafas de seguridad, guantes, mascarillas, evitando hacerlo bajo el sol o cuando hay vientos fuertes, ya que se recomienda que su aplicación se realice en horario de madrugada, cuando no hay mucho flujo de gente, donde hay poco viento y no hay luz solar”, indicó.

Concluyó que “el producto se puede usar siguiendo las indicaciones de seguridad con un equipo adecuado de protección personal y adiestrando al personal debidamente. Por tales razones, el Colegio no apoya ni se opone al uso del producto, solamente puede orientar sobre las situaciones que ocurren en ciertos aspectos del producto que contenga el compuesto de glifosato”.


💬Ver 0 comentarios