El estudio, hecho con una muestra de 500 consumidores, apuntó a que, a pesar de la incertidumbre económica, hay dos renglones en los que las personas tienen una clara disposición a aumentar su gasto: en el cuidado personal y las salidas con familiares. (G (semisquare-x3)
El estudi apuntó a que, a pesar de la incertidumbre económica, hay dos renglones en los que las personas tienen una clara disposición a aumentar su gasto: en el cuidado personal y las salidas con familiares. (GFR Media)

La actitud positiva y la disposición a invertir más en bienestar y experiencias con sus seres queridos dominan el sentir de los consumidores puertorriqueños de cara al 2019, arrojó un reciente estudio de A&Answers, división de investigación de mercado de la agencia Arteaga & Arteaga.

“El consumidor en general quiere una mejor experiencia de vida y está haciendo los ajustes y cambios para poder disfrutar dentro de unas realidades económicas. La gente está saliendo del resolver la crisis a ‘ahora puedo dedicarme un poco más de tiempo a mí’”, resumió el presidente de la agencia, Juan Arteaga. “Se marca un un cambio en la forma de sentirse de los consumidores. Eso es lo que tratamos de medir”.

El estudio -hecho con una muestra de 500 consumidores- apuntó a que, a pesar de la incertidumbre económica, hay dos renglones en los que las personas tienen una clara disposición a aumentar su gasto: en el cuidado personal y las salidas con amigos y familiares.

“Estas dos áreas son en las que hemos visto que la gente ha estado reduciendo gastos en los pasados cuatro años. Es la primera vez en cuatro años que detectamos un cambio positivo en estos renglones”, destacó Arteaga.

“Identificamos este estudio como el mapa a las oportunidades en 2019”, indicó, por su parte, la consultora Magda Cabrera sobre la encuesta digital realizada a mediados de diciembre de 2018, periodo en el que usualmente las personas reflexionan sobre sus resoluciones o metas para el próximo año.

Al entrar en qué resoluciones específicas, 85% de los encuestados mencionó cuidarse más.

“Quedó claramente identificable que, al momento de ser efectivos en la comunicación, no podemos usar un ‘blanket approach’. Para cada grupo de edades, hay motivaciones diferentes. Pensamos que las resoluciones siempre son bajar de peso y, en efecto, tiene un mayor número de menciones. Pero cuando vamos al grupo de 18 a 34, el desarrollo profesional está entre las resoluciones principales’”, ofreció Cabrera como ejemplo. De igual forma, en los mayores de 55, hay una mayor proporción que se enfoca en cuidar su salud.

El estudio también arrojó que 51% de las personas no tiene intención de mudarse de Puerto Rico, una importante mejoría sobre el cerca de 35% registrado en abril pasado. “Nos da un cierto nivel de tranquilidad al ver que la mayoría más uno no está considerando irse y que 20% consideró mudarse y se decidió por no hacerlo. Ese 71% está aquí y va a permanecer aquí porque no está en su mente irse”, indicó Cabrera.

“Es un aspecto positivo. La gente empieza a sentir mayor confianza en desarrollar su vida sin tener que mudarse. Esto no lo medimos en este estudio, pero sí en otros, y ya están teniendo efecto las experiencias de los que se fueron y han regresado diciendo que no era lo que esperaban”, dijo Arteaga.

El ejecutivo destacó que también se registró “un aumento sustancial en personas que hablan de educarse en una nueva profesión y buscar una segunda oportunidad, haciendo algo por cuenta propia”.

Finanzas personales

En cuanto a las finanzas personales, se ha mantenido la tendencia a no abusar de las tarjetas de crédito. “La gente es más consciente del costo de financiamiento y han hecho modificaciones”, señaló Arteaga. Y, tras cerca de 18 meses de ajustes profundos tras el azote de María, que han incluido renegociaciones de hipotecas, comienzan a tener más efectivo disponible mientras procuran no tener recaídas en el ciclo de deudas de consumo, mencionó.

Entre los encuestados, 99% indicó que quiere ahorrar más y 69% quiere liquidar sus deudas de tarjetas de crédito. La tercera resolución más frecuente en cuanto a lo económico fue ahorrar en transporte, con 53% de menciones.

El estudio también midió la actitud hacia las resoluciones y detectó que el consumidor en realidad “no es cínico respecto a esta tradición. Un porcentaje grande cree que es importante hacer resoluciones, aunque no las cumplan todas. Eso no lo desmotiva, viene con el mismo empeño”, indicó Arteaga. “Nos muestra un consumidor que valora el ponerse metas y tratar de esforzarse en su desarrollo personal”.

Además de que en estas resoluciones se destacaron las prioridades ya mencionadas -como salud y procurar un mayor bienestar- se detectó “mucho interés en mejorar las relaciones interpersonales con el núcleo familiar y los amigos”, agregó.

En cuanto a los grupos entre 35 y 55 años, hubo frecuentes menciones de buscar nuevos rumbos educativos o profesionales, empezar a estudiar o explorar cómo reinventarse. “No vemos un consumidor cabizbajo y estático”, afirmó Arteaga.

Pasar la página de María

En esa línea, el ejecutivo advirtió que el público ha demostrado que ya no quiere que le repitan las carencias post María y las latas de salchichas.

“Ese mensaje ya no resuena. La gente pasó la página. La gente no quiere que le hable más de la falta de luz. Dicen: ‘Vienen oportunidades para mí y voy a echar para adelante’”, analizó Arteaga.

“Si vamos a cada una de las respuestas, podemos encontrar áreas de oportunidad para todas las industrias”, subrayó Cabrera.

La convocatoria para el estudio se hizo en la plataforma digital de A&Answers. “Reconociendo la influencia que genera la mujer en los hogares puertorriqueños, usualmente tenemos más mujeres dentro de la muestra”, informó Cabrera. La proporción fue de 65% mujeres y 35% hombres.


💬Ver 0 comentarios