Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En noviembre pasado, a un mes de presentada la medida, medios cibernéticos documentaron que Uber estaba activa reclutando potenciales conductores en ciudades como San Juan, Ponce y Aguadilla.

¿Qué hace Puerto Rico cuando una compañía tecnológica con más de $2,000 millones disponibles para invertir pone los ojos en su mercado? Espantarla, aunque con ello pierda la inyección de capital y los empleos que acarrea la llegada de Uber a cualquier destino.


💬Ver 0 comentarios