(EFE/Hicmar Falcón)

La tarjeta de crédito es un arma letal o un ángel guardián; puede ser sumamente peligrosa o una tremenda alternativa, por lo que tienes que saber usarla”.

Así, Eugenio Alonso, presidente de la entidad sin fines de lucro Consumer Credit Counseling, resaltó la importancia de que los consumidores sepan escoger una tarjeta de crédito que se ajuste a sus necesidades y ser responsables en su manejo.

Ante tantas opciones en el mercado -tarjetas de bancos, de cooperativas, de tiendas, con programas de recompensas, con millas de vuelo, con descuentos o con reembolsos en efectivo-, José Medina, coach certificado en finanzas personales y presidente de Finanzas al Máximo, enfatizó que lo primordial es buscar la tasa de interés más baja posible.

“En términos generales, las cooperativas de ahorro y crédito locales y federales ofrecen mejores tasas de interés en las tarjetas de crédito. Tienen tasas competitivas de 8.95% a 12.95%”, indicó Medina. “Las que son de tiendas y comercios tienen tasas mucho más altas, algunas de 20% o más”.

Según Medina, mientras más alta sea la tasa, una mayor proporción del pago mensual va al interés y una porción menor va al principal, llevando a que el consumidor tarde más en saldar la cuenta. Por ejemplo, dijo que “en una tarjeta con un 13.24% de interés anual, cuando esa persona hace el pago mínimo, un 56% de ese pago va al principal, pero en una tarjeta con un 27.49% anual, al principal solo va el 31% del pago, aunque paguen la misma cantidad”.

Al escoger una tarjeta de crédito, ambos expertos recomendaron tomar en cuenta otros costos, como el cargo anual y la penalidad por pago tardío. Dado que algunas brindan 0% de intereses o bajas tasas introductorias en compras, transferencias de balance o adelantos en efectivo durante los primeros meses, aconsejaron fijarse bien en cuánto será ese porcentaje una vez acabe la oferta.

Acerca de transferir el balance de una tarjeta a otra y luego a otra para aprovechar las ofertas introductorias sin intereses, Alonso sostuvo que “no es una mala decisión si no vas a volver a usar la tarjeta de la que transferiste el balance, porque de qué vale transferir fondos de una a otra para luego llenar la que vaciaste y endeudarte más”.

En cuanto al lugar de procedencia, Alonso indicó que “las tarjetas de crédito de instituciones que están fuera de Puerto Rico son tan seguras como las de aquí y solicitarlas no implica un riesgo mayor; ahora, cuando se recibe una oferta de afuera, se tiene que comparar con las tasas de interés y los beneficios que ofrecen las instituciones en Puerto Rico”.

Luego de buscar las opciones con mejores tasas de interés, el consumidor puede proceder a comparar programas de recompensas, puntos, millas, descuentos o reembolsos en efectivo, tomando en cuenta lo que más se ajuste a sus hábitos y necesidades. “Aquellos que viajan continuamente le pueden sacar mucho beneficio a una tarjeta que recompensa con millas de vuelo de la aerolínea que más utiliza”, dijo Medina.

El coach en finanzas personales recomienda más el uso de tarjetas que ofrecen reembolsos en efectivo o “cash back” y tarjetas de regalo que las que permiten acumular puntos para adquirir mercancía de un catálogo. La razón es que los productos de esos catálogos o páginas web están a precio regular, por lo que el consumidor podría conseguir el mismo artículo en otro comercio a un costo menor.

“Para sacarle beneficio al programa de recompensas, lo más importante es que al utilizar la tarjeta, tengamos la estrategia de saldar al fin de cada mes toda la deuda para que no se paguen intereses porque si no, el gasto en intereses puede sobrepasar el ahorro conseguido con la recompensa del programa”, apuntó Medina.

Alonso instó a evitar cargar gastos excesivos a la tarjeta solo para acumular puntos o millas. “Muchas veces te dicen que te van a dar 20,000 millas de bono, pero te las dan si compras $1,000 en tres meses, así que te endeudas con $1,000 que probablemente no ibas a gastar”, planteó.

Si la persona no puede saldar la cuenta de la tarjeta de crédito al final de cada mes, el presidente de Consumer Credit Counseling aconsejó pagar al menos el doble del pago mínimo que aparece en el estado de cuenta para que así el balance baje más rápido.

“Lo recomendable es cargar a la tarjeta solamente lo que sabes que vas a poder pagar, para no acumular intereses”, dijo Alonso. “Si uno se responsabiliza con el uso de tarjeta de crédito, hasta se puede ahorrar dinero”.


💬Ver 0 comentarios