(horizontal-x3)
Luis González y Enrique Domínguez , propietario y grower de Earth Gift Cannabis Dispensary. (GFR Media)

La joven industria del cannabis medicinal de Puerto Rico ya comienza a celebrar sus primeros aniversarios y con ello a pasar revista de sus avances dentro de un escenario doblemente extraordinario debido al impacto de dos huracanes sobre la isla.

“Estamos de celebración; llevamos un año desde que comenzamos operaciones en Ocean Park y desde entonces hemos abierto otros dos dispensarios, en el Viejo San Juan y en Torrimar, y hay otro en El Condado que está en proceso”, afirmó Carmen Serrano, socia de la empresa B.Well Healing Center.

“Esta ha sido una experiencia de muchas emociones. Esto era un sueño y ver que está siendo un éxito y que la industria como tal, a pesar de las trabas que ha tenido, seguimos hacia adelante, sigue mejorando y aumentando la cantidad de pacientes”, dijo, por su parte, Enrique Domínguez, gerente del dispensario Earth Gift en Isla Verde, que también celebra su primer aniversario.

B.Well está entre las empresas líderes de este segmento en Puerto Rico con una inversión que supera ya el millón de dólares y la creación de 40 empleos directos, que aumentarán próximamente cuando inauguren su dispensario en El Condado.

Sus propietarios no se detienen en el empeño de seguir sirviendo a la creciente población de pacientes del cannabis medicinal y tienen nuevos proyectos que, según Serrano, incluyen el lanzamiento de nuevos programas para atraer nuevos pacientes. “Ya contamos con un programa de referidos que ofrece descuentos a aquellas personas que refieren nuevos pacientes y que los acompañan durante su proceso de certificación. Estamos desarrollando también un programa de lealtad para ofrecer beneficios a pacientes recurrentes, un programa de entrega a domicilio para aquellos pacientes con dificultades de movilidad y acceso, y un programa de educación dirigido a organizaciones y asociaciones sin fines de lucro que atienden condiciones debilitantes”, abundó.

Según su experiencia, este primer año ha tenido sus pros y sus contras. “Una vez el paciente está en el programa, vemos cómo mejora su calidad de vida. Sigue siendo un reto y un área de oportunidad. Es un proceso cambiante por la reglamentación y es un reto lograr el fácil acceso para que los pacientes puedan entrar al programa”, sostuvo.

Destacó que es evidente el aumento de pacientes y la buena recepción de estos a la experiencia, al punto que regresan al dispensario y están buscando más productos.

Los propietarios de Earth Gift reportaron una dinámica similar. “Los pacientes que vienen aquí, vuelven. Ahora mismo estamos atendiendo cerca de 3,000 pacientes. Muchos de ellos vienen semanalmente, otros vienen a diario, dependiendo de la necesidad”, afirmó Luis González Fuentes, presidente de la empresa.

El perfil del paciente coincide en ambos negocios. “Tenemos pacientes de todas las edades, pero sigue siendo el grupo mayor de paciente los de sobre 55 años”, indicó Serrano.

Domínguez, por su parte, detalló que la mayoría de los pacientes que acuden a su clínica son mayores de 50 años con padecimientos que varían desde dolor crónico, ansiedad, artritis, cáncer, fibromialgia y otras condiciones.

Entre los productos más vendidos figura la flor, que representa sobre un 50% a 60% de las ventas, “por ser un producto más económico que los productos manufacturados”, según Serrano. Esta añadió que el aceite es el segundo producto de mayor venta, pues es más práctico y no tiene olor.

Las similitudes que caracterizan a este segmento de la industria incluyen la responsabilidad de los dispensarios de educar a los pacientes sobre numerosas áreas de esta nueva opción terapéutica.

“Ahora mismo recae en nosotros, los dispensarios, educar el paciente sobre el proceso de renovación de la licencia y también sobre la certificación para el uso de la flor. Muchos de estos pacientes no entienden por qué no pueden seguir con su tratamiento y tienen que invertir nuevamente en el proceso de certificación ante el Departamento de Salud”, dijo Serrano.

Entretanto, González Fuentes afirmó que se encuentran en el proceso de orientar al paciente porque ya las licencias están renovándose. “Es solo por un año y eso muchos pacientes no lo saben. Todos los días recibimos pacientes nuevos, todos los días”, dijo.

Esta industria no es diferente a otros sectores económicos en la que hay elementos comunes, y diferencias en tamaños y en actividades.

B.Well, indicó su copropietaria, tiene cerca de un 30% del mercado, que en estos momentos está cerca de los 30,000 pacientes. Cuando comenzó operaciones hace un año los pacientes certificados eran cerca de 10,000.

Earth Gift es una operación más pequeña que tuvo sus dificultades al inicio de operaciones y que comenzó a cosechar éxito luego del huracán María.


💬Ver 0 comentarios