Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

De aprobarse el reglamento, el ciudadano interesado en ser chofer de Uber tendría que cumplir con 17 documentos o trámites. (horizontal-x3)
De aprobarse el reglamento, el ciudadano interesado en ser chofer de Uber tendría que cumplir con 17 documentos o trámites. (Archivo / GFR Media)

Uber adelantó ayer que 2018 abre un nuevo capítulo en su lucha por operar con menos restricciones en el mercado de Puerto Rico, ahora que -por ley- su operación y las de otras empresas de redes de transporte (ERT) figuran bajo la jurisdicción de la Comisión de Servicio Público.

De cara a que esta semana la CSP celebra vistas públicas para discutir el borrador del reglamento que regiría a Uber y a los conductores que se asocien a la plataforma, Julie Robinson, portavoz de la empresa en el Caribe y Centroamérica, adelantó ayer los reparos que argumentará.

“El reglamento propuesto busca que las ERT limiten el uso de sus servicios a los turistas en ciertas zonas de la isla, ya que en las zonas delimitadas solo se podrá recoger pasajeros que tengan residencia en Puerto Rico”, expresó Robinson en declaraciones sobre el propuesto “Reglamento sobre los servicios de corredores, porteadores por contrato y operadores de Empresas de Red Digital de Transporte”, redactado para cumplir con la Ley 75 de 2017.

Más aún, catalogó de “discriminatorio” que el reglamento pretenda “segmentar a los residentes de los turistas, especialmente en un destino tan turístico como Puerto Rico”.

“Los puertorriqueños y visitantes deben tener la libertad de escoger la forma como se mueven”, reclamó.

Robinson cuestionó, además, que el borrador deje en manos del presidente de la CSP la decisión de qué áreas son o no turísticas, sin poner límites claros, porque podría determinarlo por “sus características históricas, culturales, recreativas, geográficas, educativas o socioeconómicas”.

El reglamento también impondría un costo adicional de $1 por viaje para cada usuario que, según Robinson, implicaría un aumento de 30% en el precio de los viajes cortos, que en Puerto Rico representan un 60% de las instancias en que un usuario utiliza la aplicación de Uber.

Lluvia de requisitos

Durante el trámite legislativo se insistió en que el proyecto tenía el fin de agilizar y actualizar los procesos al interior de la CSP, por considerarse onerosos en tiempo y dinero para los trabajadores y las empresas. Además, el texto de la exposición de motivos confirmó la intención legislativa: “Mediante esta Ley, agilizamos y facilitamos la integración de estas nuevas tecnologías a las industrias ya existentes, a la vez que promovemos la creación y el desarrollo de nuevas industrias y de nuevas maneras de hacer negocio”.

No obstante, este medio constató que el borrador del reglamento mantiene una extensa lista de requerimientos para cualquier persona interesada en conducir para servicios como Uber y otros que puedan entrar al mercado, como Lyft.

Por ejemplo, para dar servicios como chofer de Uber, la persona tendría que cumplir con 17 documentos o trámites, que incluyen tomar un curso de operador, varios documentos de Hacienda y hasta someter una prueba de glucosa en sangre.

El portavoz de la Federación de Taxistas, Juan de León, no contestó las llamadas de este diario para conocer la postura del gremio en torno al reglamento propuesto.


💬Ver 0 comentarios