Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Reclaman ayuda a las autoridades para atender la situación

Un grupo de vecinos de la calle Kings Court, en Condado, reclamaron la intervención de la Policía y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, ante el alegado descontrol que permea en esa vía producto de la venta de bebidas alcohólicas en el establecimiento To Go Store que hace esquina con la calle Loíza.

En una carta a la que endi.com tuvo acceso, José Raúl Montes, un residente del área, estableció que “la paz, la tranquilidad y el medioambiente” de su vecindario se ha visto afectado por el comportamiento de la gran cantidad de clientes que visita el local que opera 24 horas.

“La mayoría de las personas que van ahí se quedan afuera, en todas las esquinas y en la calle, consumiendo bebidas alcohólicas”, relató Montes.

Según el residente, todas las noches persiste un desorden en la calle debido a los ciudadanos que se congregan en la esquina de las calles Kings Court y Loíza.

Montes afirmó que los consumidores compran bebidas alcohólicas en el mencionado establecimiento y hasta se mueven para los predios de la gasolinera Shell que ubica frente al local.

El hombre, quien reside desde el 1998 en el área, afirmó que, aunque los residentes se han comunicado con las autoridades en múltiples ocasiones para que tomen acción ante los incidentes, no han tenido respuesta.

“Se van a las aceras y carreteras todo el mundo a beber. Los carros los estacionan en línea amarilla, en los dos lados, y los dejan abierto con música muy alta”, estableció.

El portavoz del grupo de residentes también expuso a la alcaldesa que todas las mañanas la calle amanece llena de basura y latas de cerveza.

“No dejan a nadie dormir, dificultan el paso vehicular y la calle amanece llena de botellas, latas y mucha basura por todos lados”, relató.

Este medio supo que los incidentes en esta vía no son de ahora, pues desde hace tres años se han registrado problemas en el área.

De hecho, endi.com también tuvo acceso a una carta que los residentes de la calle Kings Court enviaron a Nelson Capote, presidente de la cadena To Go Stores, en febrero de 2015 en la que le comunicaron el sentir de la comunidad.

En ese momento, los residentes denunciaron que los consumidores del establecimiento invadían las entradas a las residencias, dejaban basura en las aceras, perturbaban la paz con gritos y palabras soeces, tenían sexo en vehículos, entre otros.

De igual forma, solicitaron que la gerencia de To Go Stores estableciera una logística de seguridad y prohibiera la salida de consumidores con bebidas alcohólicas a la calle.

El Código de Orden Público que aplica a la zona de Condado establece que “toda persona que expenda o venda bebidas alcohólicas para consumo fuera del establecimiento comercial, incluyendo la venta a través de ventanillas, ventanas o puertas que dan a sitios públicos incurrirá en falta y estará sujeto al pago de una multa administrativa de $1,000.00 excepto la que es para consumo en propiedad privada”.

Entretanto, también prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en las vías públicas y establece una multa administrativa de $500 a quien incurra en esta práctica.

La Policía confirmó a este medio que ha dado este tipo de multa en la zona y ha hecho operativos en lo que ha ocupado droga.

El 4 de junio Shylene de Jesus, otra residente de la calle Kings Court, presentó una querella formal ante la Policía para que se atiendan sus reclamos.

De Jesús también se quejó ante la Junta de Calidad Ambiental, que es la entidad gubernamental encargada de regular la contaminación sónica.

De igual manera, se reunió con el comandante del cuartel de la Policía en la calle Loíza, Joaquín de la Cruz, quien se comprometió a citar a un representante de la gasolinera Shell para encontrar una solución al problema.

Los negocios responden

Saúl Santauzzi, gerente a cargo del área de seguridad de To Go Stores, indicó a endi.com que la compañía se ha reunido en múltiples ocasiones con los residentes del área para buscar una solución al problema.

“Coincidimos en el hecho de que la juventud en ocasiones compra bebidas alcohólicas y se ubican al cruzar la calle de nosotros”, afirmó Santauzzi.

El empleado de la cadena dijo que To Go Stores ha tomado medidas para minimizar los incidentes en su local.

“Tenemos vigilancia privada y tiene instrucciones específicas de no permitir tertulias en nuestros alrededores”, sostuvo.

Sin embargo, Santauzzi reconoció que hay unas áreas en las que no tienen “responsabilidad directa”.

El portavoz de la cadena, que tiene 38 locales en la isla, señaló que son los propietarios de la gasolinera Shell los que tienen que responder por permitir que se acumulen clientes en sus alrededores.

“Los jóvenes cuando identifican los puntos en los que le vamos poniendo controles empiezan a moverse. Si ellos se ubican al cruzar la calle y prenden la música con guitarra y risas, ya lo están haciendo en un terreno que yo no tengo autoridad”, estableció.

Santauzzi explicó que en 2016 el local decidió no vender bebidas alcohólicas luego de las 2:00 a.m. para controlar una serie de incidentes que se habían reportado en el local.

Sin embargo, una vez se controló la situación la venta de alcohol las 24 horas del día se retomó.

“Somos un negocio con el propósito de generar ganancia, pero también queremos contribuir a la calidad de vida. Si tuviéramos que llegar nuevamente a las medidas de no vender alcohol después de las 2:00 a.m. yo creo que no tendríamos dificultad en hacerlo”, aseguró.

El empleado explicó que dado a que su local está ubicado en una zona turística están autorizados a vender bebidas alcohólicas a todas las horas del día, aunque en la madrugada se despechan empacadas en caso de que el cliente vaya a sacarlas fuera del negocio.

“Nos gustaría es que de la misma forma que nosotros asignamos presupuesto para tener guardias y hacer estas notificaciones, yo creo que vendría excelente que haya un refuerzo más de la policía. Con eso se llegaría un punto de control”, reclamó Santauzzi.

Por su parte, el gerente de la gasolinera Shell ubicada frente al To Go Stores, Juan Orengo, dijo que su negocio es “un afectado más” por el descontrol de los consumidores.

“Ellos (los clientes) hacen lo que le da la gana aquí. No he puesto cadenas en el garaje para controlar porque operamos 24 horas. Mis empleados se cohíben de llamar a la policía porque siempre le dicen que están ocupados”, precisó Orengo.

El gerente de la gasolinera aceptó que se ha reunido con los residentes del área, pero que no ha podido ceder ante el reclamo de que coloque guardias de seguridad privada porque no cuenta con los recursos económicos.

Asimismo, dijo que ha tenido encontronazos con varios ciudadanos borrachos, por lo que se ha visto obligado a “ignorarlos y dejarlos allí”.

“Yo estoy solidario con la comunidad”, acotó.

Lo Policía refuerza su plan

Ante el reclamo de la comunidad, la Policía se prepara para reforzar la vigilancia en la calle Kings Court y Loíza.

Según el capitán Luis Cordero, las autoridades reforzarán la vigilancia nocturna en el área.

“Esta semana le vamos a estar entregando esta semana copia de la ordenanza a este y otros negocios que nos están dando problema para que sepan que vamos a estar siendo agresivos en el cumplimiento de esta orden en relación con lo que son los ruidos y a la venta de bebidas alcohólicas para ser ingeridos en el exterior del negocio”, estableció Cordero.

El capitán dijo que se reunió ayer con varios residentes de la comunidad de Condado y sostuvo que la Policía está consciente de los incidentes.

Una de las estrategias que usarán es “multar de manera consistente” tanto a las personas que consuman alcohol en la calle como a los vendedores que no cumplan con la ley.

“Los vamos a estar interviniendo”, afirmó. 

Endi.com pidió una reacción al Municipio de San Juan sobre este incidente, pero al momento no ha recibido respuesta.


💬Ver 0 comentarios