Cordero señaló que el capítulo ocho del propuesto Código de Incentivos, tal y como está redactado, le quitaría amplios poderes al Departamento de Agricultura y podría “desmantelarlo”. (horizontal-x3)
Cordero señaló que el capítulo ocho del propuesto Código de Incentivos, tal y como está redactado, le quitaría amplios poderes al Departamento de Agricultura y podría “desmantelarlo”. (GFR Media)

La Asociación de Agricultores rechazó el trato que se le asigna a la agricultura en el propuesto Código de Incentivos, denunciando por voz de su presidente Héctor Cordero, que el Código representa la eliminación del Departamento de Agricultura así como un peligroso debilitamiento de ese sector económico.

“Nosotros nos oponemos al capítulo que habla de agricultura, porque este proyecto deroga la Ley 225 y todas las leyes agrícolas existentes y las encapsula en (ese) capítulo”, dijo Cordero a El Nuevo Día.

“Le entrega todo el poder de mayor peso y mayor importancia al secretario de Desarrollo Económico y Comercio, que él mismo (Manuel Laboy) ha dicho que no sabe un pepino de agricultura y entonces desmantela al Departamento de Agricultura”, agregó.

Afirmó que cuando el titular de Agricultura no tiene poder para otorgar el certificado de agricultor bonafide, ni poder para distribuir los incentivos agrícolas y decidir cómo se va a ayudar al agricultor pequeño, se está desmantelando esa agencia.

“Nosotros nos oponemos al capítulo ocho y si lo van a aprobar (el Código) tienen que sacar el capítulo ocho. Tienen que dejar al Departamento de Agricultura trabajando. El Departamento de Agricultura es uno de los ocho departamentos constitucionales. Por lo tanto, de la única forma que lo pueden eliminar es enmendando la Constitución”, señaló.

“Existe precedente”

El líder del gremio explicó que ya existe un precedente que indica lo que podría ocurrir con el Código.

Cordero recordó cuando la Corporación de Crédito Agrícola pasó a manos del Banco de Desarrollo Económico: “prácticamente lo que se hizo fue eliminarla”, dijo. “Esto ha traído un desmantelamiento de la cartera agrícola”, agregó Cordero.

“Como muestra con un botón basta. Si han fallado en el financiamiento agrícola, ¿cómo nos van a tratar la agricultura cuando se les entregue una cartera de $40 millones, que es más o menos lo que corresponde a los incentivos, los subsidios salariales y las ayudas a los agricultores”, abundó.

Según Cordero, el principal de estos apoyos para el sector es el subsidio salarial, que consta de una partida de $33 millones. No obstante, en el presupuesto aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal, este se redujo en un 55%; quedando así en $15 millones. “Ese es el subsidio al que todos los agricultores, no importa el sector agrícola, tienen acceso. Es el que nos ayuda a balancear la nómina”.

Le sigue en importancia la Ley 225, que es “donde se resguardan los beneficios contributivos que tienen los agricultores”. Ese, dijo, es el corazón de la actual agricultura y es responsable “de que esto no se haya caído y que ha permitido nuevas inversiones”.

Predijo que de materializarse la propuesta desaparecerá la actividad agrícola. “Con el golpe de María tengo entendido que un 10% a un 12% de los agricultores colgaron los guantes y no regresarán. Hay un atraso en el proceso de recuperación porque muchos no han podido arrancar a sembrar esperando los reembolsos de las aseguradoras. El proceso de recuperación está lento. Con un cantazo como este al subsidio salarial, el que estaba indeciso va a acabar de colgar los guantes y el que está dando la batalla no se sabe hasta cuándo podrá sobrevivir”, indicó.

Por último, reconoció que los incentivos podrían requerir cambios para ajustarlos a la nueva agricultura, pero rechazó “que sencillamente los eliminen”.


💬Ver 0 comentarios