(horizontal-x3)
La casa acreditadora A.M. Best quitó a Integrand su clasificación de “excelente”, lo que se identificaba con el escalafón “A-”, para establecer que la fortaleza financiera del asegurador es buena o “B++” y rebajó en un escalón, el perfil de emisor de larg (Suministrada)

A.M. Best, la acreditadora del sector de seguros, degradó ayer la clasificación de solvencia de Integrand Assurance y advirtió que el escalafón otorgado continuará bajo revisión. La perspectiva de Integrand es negativa.

Específicamente, la casa acreditadora quitó a Integrand su clasificación de “excelente”, lo que se identificaba con el escalafón “A-”, para establecer que la fortaleza financiera del asegurador es buena o “B++”. Además, la firma rebajó en un escalón, el perfil de emisor de largo plazo, de “a-” a bbb+.

La decisión de A.M. Best se produjo luego de que Integrand reportara en sus estados financieros, la posibilidad de que se excederá en su cubierta de reaseguro por unos $15 millones, a septiembre pasado. El Nuevo Día no pudo acceder de inmediato a los informes financieros del asegurador ante la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros (NAIC, en inglés).

“Es una cifra conservadora”, indicó a este diario, el presidente de la aseguradora, Víctor Salgado, quien dijo que se trata de una cifra preliminar.

“Si eliminamos el evento catastrófico, la compañía está en ganancias, seguimos suscribiendo y seguimos pagando reclamaciones”, subrayó el ejecutivo al destacar que la aseguradora que encabeza, sufre dolencias similares a las de sus competidores. Esto, por el impacto que el huracán María tuvo en la infraestructura de la isla, agravando el proceso de recuperación.

Según A.M. Best, el sobrante disponible para los asegurados de Integrand sufrió una “reducción considerable” como resultado de pérdidas adicionales asociadas a los huracanes María e Irma. De acuerdo con los analistas de la casa acreditadora, Brian O’Larte y Richard Attanasio, el ajuste crediticio se produjo por “el tamaño” de las pérdidas adicionales asociadas a la catástrofe en relación a las cifras que antes tenía la casa acreditadora. Ello, se indicó que “crea incertidumbre en torno al programa de manejo de riesgo de la aseguradora”.

“Además, la compañía tiene una exposición considerable a cuentas de reaseguro recuperables, lo que expone el capital a disputas potenciales por riesgo, y que podría cambiar potencialmente la evaluación actual del capital (de Integrand) por parte de A.M. Best”, sostuvo la casa acreditadora.

Un sector en problemas

Los señalamientos de A.M. Best en torno a Integrand se agregan a la lista de ajustes en clasificaciones crediticias que la casa acreditadora comenzó en agosto pasado. Entonces, luego de que por meses el sector de seguros alegara que tenía recursos suficientes para atender las reclamaciones asociadas al huracán María, El Nuevo Día reveló que la posición financiera de varios aseguradores domésticos era débil, mientras quedaban pendientes de pago las reclamaciones más cuantiosas tras la temporada ciclónica de 2017.

En ese sentido, si en efecto se ha excedido en sus cubiertas de reaseguro, Integrand sería el quinto asegurador en Puerto Rico en no contar con suficientes recursos por concepto de reaseguros para pagar a sus asegurados. Al presente, Triple-S Propiedad, Mapfre Puerto Rico, la Cooperativa de Seguros Múltiples y Real Legacy -en vías de su liquidación- excedieron sus límites de reaseguro.

Esta semana, en entrevista con El Nuevo Día, el comisionado de Seguros, Javier Rivera Ríos, indicó que el efecto que tendrá el huracán María en el sector de seguros terminará de reflejarse en los libros de las aseguradoras este año, una radiografía que no se conocerá a ciencia cierta hasta principios de 2019, cuando se presenten los informes anuales.

El 98% está resuelto

Desde la perspectiva de Salgado, la situación que enfrenta Integrand y todo el sector de seguros apunta a que los modelos catastróficos no contaron con un evento que era impensable: la suspensión tan prolongada del servicio eléctrico. Esa realidad, indicó Salgado, tuvo el efecto de disparar las reclamaciones asociadas con interrupción de negocios y pérdida de inventario, aupando el monto de las reclamaciones.

“Lo importante es ver de qué manera como industria vamos a contener esta situación y que no se vaya a afectar la industria bancaria”, indicó Salgado.

Al presente, de un total de unas 3,500 reclamaciones, Integrand ha atendido el 98% y ha pagado unos $300 millones, mientras quedan pendientes de resolución otras 200.


💬Ver 0 comentarios