(semisquare-x3)
Jerome Powell. (AP)

Washington - Justo al inicio de su última reunión del año, la Reserva Federal (Fed) recibió hoy una nueva arremetida por parte del presidente Donald Trump quien advirtió al banco central de que evite "cometer un nuevo error" con la prevista subida de tipos de interés.

"Espero que la gente en la Fed lea hoy el editorial del Wall Street Journal antes de cometer un nuevo error. Además, no dejen que el mercado se vuelva menos líquido de lo que ya es", indicó Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario se refería a un artículo aparecido en ese diario financiero titulado "Momento para un pausa en la Fed", en el que se sugiere "una prudente pausa en la subida de tipos".

Actualmente, los tipos de interés se encuentran en el rango de entre el 2 y el 2.25 %, y se prevé que se incremente un cuarto de punto al término de esta última reunión del año del banco central, en lo que sería la cuarta alza en 2018.

No obstante, los analistas afirman que es posible que la Fed matice su decisión y apunte a una reducción en el ritmo de ajuste previsto para 2019.

"La subida de diciembre ya está asumida (...) Globalmente el mundo se está frenando, nosotros no lo hemos hecho tanto. Así que hay riesgo de que también nos ralenticemos", indicó el jefe de activos globales del banco USAA, Wasif Latif.

Por ello, Latif consideró posible un "alivio temporal" en la política monetaria de cara a 2019.

La presión desde la Casa Blanca se ha venido incrementando en los últimos meses, y este lunes Trump ya dirigió una de sus habituales diatribas a través de las redes sociales contra el órgano presidido por Jerome Powell.

"Es increíble que con un dólar muy fuerte y que virtualmente no hay inflación, que el mundo a nuestro alrededor está estallando, con París en llamas y China en descenso, la Fed esté si quiera considerando otra subida de tipos de interés más", afirmó el mandatario este lunes.

Trump se ha quejado de manera reiterada de que el gradual ajuste monetario defendido por la Fed supone una amenaza para la aceleración de la economía nacional.

Las críticas del mandatario al banco central quiebran el tradicional respeto por la independencia de la política monetaria desde la Casa Blanca, y han sorprendido a los mercados y analistas.

Por su parte, Powell, quien precisamente fue nombrado por Trump, ha evitado responder al mandatario y ha insistido en que el buen momento económico que vive el país con una tasa de desempleo del 3.7 %, en mínimos de casi medio siglo, y una inflación cercana a la meta anual del 2 %, aconsejan la progresiva subida de tipos.

En un discurso a finales de noviembre, Powell remarcó que "los tipos de interés están todavía bajos para el registro histórico, y permanecen por debajo del amplio rango de estimaciones del nivel que sería neutral para la economía, esto es, que ni acelere ni frene el crecimiento".

Pese a la buena salud general han comenzado aparecer señales que apuntan a una ralentización económica como el enfriamiento del mercado inmobiliario, y las muestras de debilidad en los últimas semanas en Wall Street, con el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, un 12 % por debajo de sus niveles de octubre.

La Fed emitirá su comunicado de política monetaria mañana, miércoles, y, poco después, Powell comentará la decisión en una rueda de prensa.

Además, presentará las nuevas proyecciones de crecimiento para la economía del país, que en septiembre situó en un 3.1 % para 2018 y de 2.5 % para 2019.


💬Ver 0 comentarios