Bajo las normas federales de cabotaje, el transporte de carga entre los puertos de Estados Unidos y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos de bandera, propiedad, matrícula y de tripulación estadounidenses. (GFR Media) (horizontal-x3)
Bajo las normas federales de cabotaje, el transporte de carga entre los puertos de Estados Unidos y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos de bandera, propiedad, matrícula y de tripulación estadounidenses. (GFR Media)

Washington - La derogación de las normas de cabotaje, reguladas por la Ley Jones de 1920, puede tener un impacto positivo para la economía estadounidense de entre $19,000 millones y $64,000 millones, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

El análisis, publicado en abril y encabezado por los investigadores Karin Gourdon y Joaquim Guilhoto, sostiene que eso puede representar un incremento de entre 0.1% y 0.36% en toda la economía estadounidense.

“Desde una perspectiva económica, (la Ley Jones de 1920) evidentemente crea grandes ineficiencias de costo al proteger la industria de construcción de barcos –un pequeño sector económico en Estados Unidos– a expensas de otras industrias con un potencial económico enorme”, indicaron Gourdon y Guilhoto.

El estudio indica además que sin las normas de cabotaje, la industria de construcción de barcos de EE.UU. tiene el potencial de crecer su demanda en un 70%.

Bajo las normas federales de cabotaje, el transporte de carga entre los puertos de Estados Unidos y Puerto Rico tiene que hacerse en barcos de bandera, propiedad, matrícula y de tripulación estadounidenses.

“La evidencia sigue sumándose. No hay nadie que no sean los beneficiados que se atrevan argumentar que esto es bueno”, indicó el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), Manuel Reyes.

Para expertos del Instituto Cato, un grupo de tendencia libertaria, los datos que ofrece el estudio de la OECF son “significativos”. “

“Comercio Internacional de Estados Unidos estimó que el aumento de 15 años en el Producto Interno Bruto de Estados Unidos, por unirse al acuerdo de la Alianza del Pacífico representará $42,700 millones”, indicaron los analistas del Instituto Cato, Colin Grabow e Inu Manak.

Grabow ha abogado a favor de la derogación de las normas federales de cabotaje y de la petición del gobierno de Puerto Rico para que se le otorgue una dispensa para el transporte de gas natural.

Recientemente, senadores republicanos indicaron que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, les prometió que va a rechazar la dispensa solicitada por Puerto Rico, que coincide con otra que habrían pedido empresas estadounidenses para el noreste de EE.UU. Días después, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares sostuvo que el gobierno de Trump no les ha informado ninguna decisión.

Grabow y Manak indicaron que el análisis de la OECD augura resultados más positivos para la economía, pues no incluye los “beneficios secundarios” de la derogación de las normas de cabotaje, como la reducción en la congestión de las autopistas, en la contaminación ambiental o el impacto de una mejora en las relaciones comerciales internacionales.

El estudio de la OECD le indica a EE.UU., según Grabow y Manak, que con simplemente eliminar las normas federales de cabotaje, puede aspirar a una mejora en la economía que exceda el de un importante acuerdo comercial como la Alianza del Pacífico que incluye a la tercera economía del mundo, sin tener que negociar con ningún otro país, sino con legislar a nivel doméstico. La OECD reúne a 36 países con la misión de “promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”.


💬Ver 0 comentarios