Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El secretario del DTOP, Carlos Contreras, dio hasta hoy a las compañías GILA y  Metropistas, encargadas del AutoExpreso, a rendir cuentas. (semisquare-x3)
El secretario del DTOP, Carlos Contreras, dio hasta hoy a las compañías GILA y Metropistas, encargadas del AutoExpreso, a rendir cuentas. (GFR Media)

A pesar de que incontables consumidores imputan irregularidades al manejo y cobro de peajes del AutoExpreso, el secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Michael Pierluisi, indicó ayer que su agencia carece de jurisdicción para auxiliar a los ciudadanos afectados.

DACO no tiene facultad en ley para adjudicar querellas o multar a alguna persona o compañía privada que haya sido contratada por el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) o por algunas de sus dependencias para operar un sistema automático de control de tránsito”, aseveró Pierluisi.

El también abogado precisó que los artículos 1.92 y 23.08 de la Ley 22 de Tránsito dejan claro que solo al DTOP o “alguna compañía privada a quien el secretario haya designado o contratado” le competen los asuntos ligados a sistemas como el AutoExpreso.

Más aún, indicó que la jurisprudencia es consistente con la falta de jurisdicción de su agencia.

“El Tribunal Supremo de Puerto Rico resolvió en el caso DACO v. Fcia. San Martín, 175 DPR 198 (2009), que el DACO no tiene facultad para “imponer multas administrativas por infracciones a las leyes o reglamentos administrados específicamente por otras entidades públicas”.

Hoy se agota el ultimátum de 48 horas que el secretario del DTOP, Carlos Contreras, hizo públicamente a las compañías GILA y Metropistas en relación al proceso de registro, cobro y multas del AutoExpreso, so pena de enfrentar “serias consecuencias”.

El domingo Contreras manifestó, mediante comunicado, que no toleraría “más excusas” para que ambas empresas corrijan las fallas.

Ciudadanos particulares han denunciado en redes sociales que están recibiendo notificaciones de cobro por el uso de peajes entre el 25 de septiembre y el 5 de noviembre de 2017, pero sin desglosar y sin evidencia. También llueven quejas de que cuando buscan cómo pagar, el sistema de pago electrónico no sirve.

“Desde que GILA entró en funciones, tras ser contratada por la pasada administración, en el 2015, han aumentado dramáticamente las quejas por errores en el sistema de AutoExpreso, con multas adjudicadas incorrectamente a miles de conductores, y un deficiente sistema para atender los reclamos de estos,” sostuvo en su comunicado Contreras. Ante esa realidad, advirtió que de continuar las irregularidades, “utilizaré todas las herramientas que me provean ambos contratos, y aplicaré las más altas sanciones a ambas compañías”.


💬Ver 0 comentarios