Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
“El proceso va a traer dolor y va a decepcionar a muchos porque Puerto Rico no tiene el dinero para cumplir con sus obligaciones”, dijo Swain. (Gerald López Cepero)

“El proceso va a traer dolor y va a decepcionar a muchos porque Puerto Rico no tiene el dinero para cumplir con sus obligaciones”. Esta fue la contundente frase de la jueza Laura Taylor Swain en  la primera vista del proceso de reestructuración de la deuda de la Isla, de la cual está a cargo.

Esta mañana, Taylor Swain comenzó el caso de ajustes de deudas territorial bajo la Ley Promesa, en donde advirtió a cada una de las partes que “el fracaso no es una opción”, por lo que exhortó a las partes a dejar a un lado el pasado y enfocarse en las soluciones de las disputas que se enfrentan.

Dijo que dedicar todo el tiempo del caso a litigar contenciosamente los asuntos, no ayudará a mover el proceso judicial que se supone que termine con el establecimiento de un plan de ajuste de deudas, documento que debe precisar cuánto dinero recibirán los acreedores como repago de la deuda.

“El fracaso no es una opción. No podemos apagar la luz y cerrar la puerta”, dijo Swain al iniciar los procesos en la Sala 3 del Tribunal Federal en Hato Rey.

Por momentos, la jueza parecía inclinada a la mediación entre las partes, asunto que según el abogado de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Martin Bienenstock, promoverá el gobierno para la controversia entre los bonistas de obligaciones generales y de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina).

La jueza también indicó que en el proceso, debe entenderse que el desarrollo de la economía de Puerto Rico es importante, en el caso puesto que un aumento en la producción y el consumo en la Isla es lo que produciría los recaudos necesarios para el repago de la deuda.

Además, advirtió que Puerto Rico necesita servicios básicos para atender la población de 3.5 millones. 

Durante la audiencia, entre el público se encontraba el miembro de la JSF, Arthur González, el representante del gobernador en este organismo, Elías Sánchez, el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) Gerardo Portela, y más de 60 abogados representando los distintos fondos de inversión, aseguradoras, grupos de interés y contratistas del gobierno.

Laura Taylor Swain es una jueza de Nueva York que estará a cargo de este proceso judicial, que la administración de Ricardo Rosselló pidió bajo el Título III de la ley federal PROMESA, para reestructurar las deudasdel gobierno y así poder desahogar las finanzas de Puerto Rico. 


💬Ver 0 comentarios