(horizontal-x3)

De cara al 2019, el futuro de la cadena Sears luce aún incierto, pese a la propuesta de último minuto que presentó el presidente de su junta de directores para comprar la empresa, y dependiendo cuál sea el resultado del caso, este podría tener un serio impacto en la economía local.

Así opinaron los economistas Gustavo Vélez, presidente de la firma Inteligencia Económica y José Joquín Villamil, presidente de la junta de directores de Estudios Técnicos, en entrevista con El Nuevo Día.

Vélez señaló que en un caso de quiebra, como el que está Sears Holdings -capítulo 11-, Puerto Rico es un mero expectador, y la Corte de Quiebras federal tendrá que evaluar la propuesta de Edward Lampert y determinar cuál es la mejor opción para salvar y maximizar los activos.

Lampert, quien es también el presidente del fondo de cobertura ESL Investments, presentó una oferta para adquirir la cadena por $4,400 millones para evitar así su liquidación.

Vélez opinó que, sea cual sea el resultado, el caso de Sears tendrá algún impacto en Puerto Rico. “Sí, va a haber un efecto económico. Sería irrazonable pensar que la operación, tal y como la conocemos hoy, se va a quedar igual”.   

Sears es el segundo detallista que más empleos directos genera en Puerto Rico, según Vélez, con unos 7,000 aproximadamente. La corporación no solo enfrenta retos administrativos y financieros, sino que en la isla también lucha por mantener todas las tiendas rentables, pese a la migración, al deterioro económico y a la feroz competencia de otras cadenas y del internet.

“Un cierre o liquidación sería nefasto para la economía local en estos momentos. Podría tener un efecto dominó porque es una compañía líder aquí, que hace negocios con muchos suplidores locales, paga patentes municipales y genera miles de empleos en toda la isla”, sostuvo Vélez. El economista no descarta que, eventualmente, la empresa anuncie cierre adicionales de tiendas Sears o Kmart. Por ahora, son tres Kmart las que cerrarán: San Patricio Plaza en Guaynabo, Las Catalinas Mall en Caguas y la de San Germán.

Por su parte, Villamil comentó que además de los 7,000 empleos directos que generan las Sears y Kmart aquí, la empresa detallista  ocupa cientos de miles de pies cuadrados en los principales centros comerciales.

Opinó que una liquidación sería mortal. “Los centros comerciales tendrían miles de pies cuadrados vacíos, que serían difíciles de llenar por la situación económica y demográfica que tenemos. Plaza Las Américas es, tal vez, el mall que estaría en mejor capacidad de reponer esos espacios”, sostuvo Villamil.

No obstante, dijo sentirse optimista sobre el futuro de ambas cadenas en la isla. “Esas tiendas son rentables y Puerto Rico sigue siendo un mercado importante en el ‘retail’. Son $30,000 millones en ventas anuales las que genera el comercio y esa es una cifra considerable. Me siento confiado de que Sears va a mantener la operación en Puerto Rico”. 

Recordó que cuando Sears fue a cerrar su operación en México, surgió una empresa como comprador, y no descartó que algo similar ocurra acá. En ese caso, los compradores potenciales serían del exterior, pues no hay empresarios locales que tengan ese capital, dijo Villamil.

Añadió que ve probable que la Corte de Quiebras acepte la propuesta de Lampert, con lo que la cadena podría estar a salvo, al menos por los próximos dos o tres años.  

Mientras, Vélez reconoció que hay interés de cadenas detallistas del exterior que quieren ocupar el lugar que Sears podría dejar en Puerto Rico, pero manifestó que algunos tienen dudas sobre el potencial de crecimiento económico del país a largo plazo. “Hay mucha incertidumbre, está el tema de la migración, del retraso en los fondos federales y lo del pago de la deuda”, aseveró el presidente de Inteligencia Económica.


💬Ver 0 comentarios