(semisquare-x3)
Además de crear un eje de trasbordo y transferencia de carga en Puerto Rico, la propuesta contempla dar acceso al llamado “belly cargo”, que es la carga aérea que llevan los aviones de pasajeros. (GFR Media)

El Congreso de Estados Unidos aprobó legislación que ordena estudiar la viabilidad de un “hub” o centro de transporte y trámite de carga aérea en Puerto Rico, adelantando así la posibilidad de este proyecto cuyos proponentes aseguran será de amplio impacto económico para el país.

La propuesta que se supone evalúe este estudio consiste en que se exima a Puerto Rico, mediante legislación o acción administrativa, de las leyes de cabotaje aéreo que regulan el tráfico comercial entre la isla y Estados Unidos.

Esa exención ya la disfruta el estado de Alaska, y permite que las líneas aéreas realicen ciertas transacciones de carga que están limitadas por dichos estatutos en el resto de Estados Unidos. Esas transacciones incluyen transferencias de carga en el aeropuerto, colocar dicha carga en un avión grande y salir con ella en aviones más pequeños para su distribución; así como mezclar carga internacional con carga doméstica en su movimiento internacional, entre otras.

La legislación en cuestión -el proyecto H.R. 302, en su Sección 537- ordena al Contralor General de Estados Unidos, que es el director de la Oficina de Contraloría General (GAO, por sus siglas en inglés), a iniciar ese estudio dentro de los próximos seis meses y completarlo dentro del término de otros seis meses después de aprobada la Ley.

La evaluación debe analizar los servicios existentes de carga aérea a nivel global, con excepción de los países asiáticos.

Debe identificar las rutas más activas en términos de capacidad y frecuencia de servicio aéreo y las líneas aéreas que operan en esas regiones y que manejan cantidades significativas de carga desde o hacia Estados Unidos.

En lo que respecta a Puerto Rico, ordena evaluar el posible impacto del establecimiento de un “hub” de carga aérea en el cual se maneje, distribuya o consolide carga dirigida o procedente de Estados Unidos, su impacto sobre la tasa de empleo, la economía de la isla y el transporte aéreo doméstico.

La evaluación cubrirá también el impacto sobre la competitividad de Estados Unidos en la transportación de carga aérea, el efecto sobre las operaciones de otros aeropuertos y en el empleo en las líneas áreas domésticas.

Paso positivo para la isla

El principal promotor de este proyecto por los pasados años, Jerónimo Lectora, un empresario experto en desarrollo de mercados, recibió con satisfacción la noticia. “Es un paso positivo en términos generales”, dijo.

Subrayó que el estudio aprobado por el Congreso –por el que reconoció la intervención de forma positiva de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González– trata de ver si se extiende a Puerto Rico un beneficio que ya tiene Alaska. “No es crear un beneficio nuevo y exclusivo para nosotros”, aclaró.

Opinó que lostemas que se ordenan para el estudio son bastante completos y si se hacen con una metodología rigurosa, arrojará información valiosa para eldesarrollo de un “hub” de carga aérea en Puerto Rico.

Insistió en la importancia de que se enfoque en evaluar un “hub” de carga aérea bajo la óptica de los beneficios de transferencia y tránsito que ya tiene Alaska.

El caso de Alaska

Lectora explicó que el aeropuerto de Anchorage, en Alaska, es importante no solo por su posición geográfica, sino porque allí se pueden hacer transferencias y tránsito de carga aérea que en ningún otro aeropuerto de Estados Unidos se pueden hacer.

“El gobierno federal decidió darle estos beneficios únicos a este estado para elevar el perfil competitivo de sus aeropuertos referente a los aeropuertos extranjeros con que competía, dando así a Alaska una herramienta importante en su desarrollo económico, estimulando la inversión en sus aeropuertos”.

Ese es el modelo que se quiere replicar. “La idea es tener un ‘hub’en Puerto Rico, libre para transferencia y tránsito de carga aérea entre aviones de carga y de pasajeros, tanto domésticos como internacionales, y que un avión pueda parar aquí y transferir y consolidar carga libremente”.

Para alcanzar eso, abundó, el estudio debe ayudar a justificar que a Puerto Rico le aplique la misma ley de excepción de cabotaje aéreo que tiene Alaska, y que se le extiendan también las opciones de transferencia de carga aérea que otorga el Departamento de Transportación federal.

En el primer caso, indicó, “solo se requiere añadir el nombre de Puerto Rico a la legislación”. El otro asunto se trata con un permiso administrativo.

Otros posibles impactos 

La propuesta de Lectora también contempla que se puedan hacer en Puerto Rico transferencias de pasajeros internacionales a otros destinos sin la necesidad de una visa.

La importancia de este beneficio, abundó, es que “dará acceso a la carga aérea que llevan los aviones de pasajeros conocida como ‘belly cargo’. Dependiendo de la ruta, pero en términos generales el 50% de la carga aérea se mueve en aviones de pasajeros, así que si un ‘hub’ va a ser exitoso necesita acceso a la carga que traen los aviones de pasajeros”, dijo.

De materializarse este proyecto, que cuenta con el apoyo de las principales organizaciones empresariales del país, el impacto se extenderá más allá del aeropuerto, aseguró su proponente.

“Esto permitirá la creación de varios modelos de negocios adicionales, como un ‘hub’ internacional de transporte de productos farmacéuticos, servicio de reempaque y rotulación de productos para distribución internacional, centros de reparaciones de productos electrónicos, ensamblaje de materias primas, centro de distribución ‘e-commerce’ para Latinoamerica, zonas francas, venta de gasolina, enlace de cadenas globales de suministros, carga general, cargaexpreso, entre otros”, mencionó.

Beneficioso para el país

El potencial económico de este proyecto es reconocido por distintos sectores, incluyendo el de industriales, quienes a través de su Asociación han hecho frente común para impulsar esta medida.

“Hemos sido proponentes de este proyecto desde siempre. Hemos estado trabajando con nuestros asesores en el Congreso para la enmienda que cubriría a Puerto Rico, que es la excepción al cabotaje aéreo”, sostuvo el presidentede la Asociación de Industriales, Rodrigo Masses. “Es un paso adelante y entendemos que vamos a sacarle mucho provecho a esta ventana que se ha abierto”, agregó.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos(MIDA), Manuel Reyes, expresó que “todo lo que represente oportunidad de desarrollo económico es bienvenido”. Al mismo tiempo señaló que los argumentos para eximir a ese tipo de industria son exactamente los mismos que para el cabotaje en general, sin embargo, lamentó que haya gente apoyando la apertura del cabotaje aéreo, pero no “la extensión para lo marítimo también”.

Recalcó que “apoyamos esa iniciativa al igual que la exención del gas natural y la exención a todo de las leyes de cabotaje porque todo está basado en los mismos principios”.

La Cámara de Comercio, a través de su presidente, Kenneth Rivera, expresó el total apoyo a la iniciativa y afirmó que “cualquier cosa que provea una mayor oferta en el área de transportación, ya sea marítima o aérea, la apoyamos 100%”. “Mientras más oferta , mejores servicios y los precios serán también mejores”, señaló.

El portavoz de la Asociación de la Industria Farmacéutica (PIA, por sus siglas en inglés), Rafael Castro, indicó por su parte que esa entidad aún no ha evaluado la propuesta, por lo que no tienen posición aún.

Para el economista Vicente Feliciano “este es el tipo de cosas que nosotros necesitamos, si aspiramos a una economía basada en producción y en nuestro esfuerzo propio en vez de transferencias federales”.

Señaló que la idea de Puerto Rico como punto de trasbordo es un reto porque estaríamos compitiendo con Miami pero, afirmó, que “es un reto que debemos acometer y que es imposible mientras tengamos las limitaciones de las leyes de cabotaje aéreo”.

Según Feliciano lo grande y más importante de esta propuesta es el trasbordo, y señaló que pedir las mismas exenciones que ya tiene Alaska hacen de este proceso y esta petición uno políticamente más llevadero que “la necesaria eliminación del Acta Jones”, que es la ley federal que impone a Puerto Rico las leyes de cabotaje.

“Este proyecto es indicativo de cómo debemos movernos hacia una estructura de más libre mercado que la que tenemos actualmente, y a Estados Unidos le conviene porque le sale mejor tener un territorio que se vale por sí mismo que un territorio que requiere de ayudas, en parte porlas limitaciones que el propio Washington pone sobre nosotros”, declaró el economista.

Apoyo de Puertos

Anthony Maceira Zayas, director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, endosó “sin reserva alguna”, los objetivos del proyecto congresional y afirmó que es cónsono con la política del gobierno “de potenciar nuestras instalaciones aéreas y marítimas para fomentar el desarrollo económico y la creación de empleos”.

Afirmó, en declaraciones escritas, que “iniciativas como esta y otros proyectos que continuamos trabajando en equipo para la creación de un centro o ‘hub’ de carga aérea en Puerto Rico, serán herramientas claves para atender nuevos nichos que creen actividad económica en Puerto Rico”.

Por su parte, el principal oficial ejecutivo de la empresa Aerostar, empresa operadora del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, Agustín Arellano, adelantó que por lo pronto no tiene mucho que decir sobre la propuesta, pero expresó que “un ‘hub’ de carga aérea en Puerto Rico no necesariamente aplica solo al Luis Muñoz Marín, ya que también puede ser en el Aeropuerto Borínquen en Aguadilla”.

“Por supuesto, las facilidades de Aduana son las más importantes, así como el cambio legislativo correspondiente”, añadió.

Celebra González

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, celebró la aprobación de la legislación y la adjudicó a sus esfuerzos por adelantar este proyecto en las esferas gubernamentales en Estados Unidos.

“Para nosotros la carga aérea no es igual que hace 20 años. Muchos de los aviones de pasajeros vienen trayendo carga y si pudiéramos hacer ese enlace de carga aérea significa una importante inyección económica… y una gran alternativa para darle actividad económica a nuestros aeropuertos”, agregó la Comisionada.

Afirmó González que una vez se complete el estudio se le facilitará al gobierno de Puerto Rico hacer la solicitud para que el Departamento de Transportación federal exima a la isla de las leyes de cabotaje aéreo y también pueda promover la legislación a esos fines.


💬Ver 0 comentarios