(GFR Media)

Los datos más recientes de la Compañía de Comercio y Exportación de Puerto Rico (CCEPR) revelan que los medianos negocios han ganado casi 12 puntos porcentuales de las ventas al detal en los últimos dos años, acaparando casi una cuarta parte del volumen total de ventas y ganándole terreno a las grandes cadenas que operan en la isla, en comparación con el 2017.

También revelan que las ventas de muebles, gasolina y vehículos han crecido sostenidamente un 27%, 28% y 10%, respectivamente, al comparar los números agregados al cierre de mayo de cada año.

En el 2017, antes del embate del huracán María, las grandes cadenas de tiendas como Walmart, acaparaban el 57% de las ventas al detal en Puerto Rico. A mitad del 2018, ya habían perdido casi seis puntos porcentuales de este mercado, al igual que las pequeñas empresas perdieron casi cuatro.

“Lo que está pasando aquí es que ha habido mucho cierre de empresas detallistas multinacionales. No necesariamente es culpa del huracán. En el caso de Walmart, a nivel de Estados Unidos, se han cerrado más de 400 tiendas y supermercados. Lo que le sucede, al igual que a Sears, es que enfrenta una competencia tan feroz del comercio electrónico (online) que las tiendas que no les resulta rentables, las cierran antes de que le dañen los números a nivel corporativo”, dijo el economista puertorriqueño, José Caraballo Cueto, quien sigue muy de cerca a las compañías multinacionales que operan en la isla.

A pesar de que el huracán trajo un aumento en el consumo durante el 2018, Caraballo Cueto opinó que eso no parece haber sido suficiente para mejorar sus números que ya venían cayendo en Puerto Rico. “Mi predicción es que van a seguir cerrando más de estas megatiendas porque no les resulta rentable operar en un mercado que se está contrayendo como el de Puerto Rico”, añadió.

Al otro lado de la ecuación, los medianos negocios, que no necesariamente compiten con las grandes empresas del comercio por internet, recogían todo lo que otras perdían, cerrando mayo del 2019 con casi un 26% del volumen total de ventas a nivel isla.

“Esto le abre las puertas a muchos empresarios puertorriqueños que crean el doble de empleos por dólar de ventas, según mis cálculos. Cierra la megatienda y esa demanda que queda, la llenan comercios más pequeños que crean más empleos”, añadió el también profesor de economía en la Universidad de Puerto Rico en Cayey, quien reconoce que las grandes cadenas todavía acaparan casi el 50% de las ventas al detal.

Puerto Rico también ha visto un despunte de casi un 14% en sus ventas al detal para el mismo periodo. Sin embargo, no todos los sectores del mercado minorista han respondido igual al embate del huracán María.

“Esto pinta un futuro prometedor para los pequeños y medianos empresarios y uno no tan halagador para las multinacionales que tienen que lidiar, por un lado, con el mercado puertorriqueño en contracción, más la competencia del mercado electrónico que cada día está creciendo más, por el otro, para cuadrar sus números a nivel mundial”, auguró Caraballo Cueto.


💬Ver 0 comentarios