(semisquare-x3)
John C. Williams. (Juan Luis Martínez)

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John C. Williams, reiteró este jueves que, a pesar de la reciente inversión de la curva de intereses, no ve una probabilidad “elevada” de que la economía de Estados Unidos entre en una recesión, al tiempo que destacó que Puerto Rico necesita atender sus retos estructurales, incluyendo su situación fiscal, para que su economía pueda ser sostenible.

Williams hizo sus expresiones luego de un conversatorio con casi un centenar de ejecutivos, economistas, políticos y diversos representantes del sector privado en el Centro Europa en Santurce y donde el vicepresidente del Comité de Mercados Abiertos (FOMC, en inglés) insistió en la necesidad de agilizar el proceso de reconstrucción de Puerto Rico luego del embate de los huracanes Irma y María.

“Pienso que una de las lecciones importantes en torno este tipo de incidentes es la necesidad de moverse rápidamente en múltiples dimensiones”, dijo Williams al subrayar que la Reserva de Nueva York no tiene inherencia alguna en las operaciones de dependencias como la Agencia Federal de Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés).

Williams explicó, a manera de ejemplo, que cuando el huracán María embistió a Puerto Rico, una de las preocupaciones del banco que preside era la posibilidad de que la isla se quedara sin efectivo, por lo que diversas unidades del banco central estadounidense trabajaron en conjunto para evitar que eso sucediera.

Entonces, a solo días del azote del huracán María, El Nuevo Día reveló el operativo de la Fed para enviar efectivo a la isla, una estrategia que al cabo de su implementación supuso el transporte de sobre $500 millones en efectivo desde diversos puntos del continente a Puerto Rico en momentos donde no había electricidad o comunicaciones.

“Básicamente, estuvimos trabajando 24 horas, siete días a la semana para asegurarnos que la divisa estuviera disponible en la isla a pesar del hecho de que la infraestructura estaba en muy mal estado”, dijo Williams. “La lección ahí es que mientras más rápido te muevas, más rápido puedes moverte a atender la baja (económica)”, agregó el líder de la reserva neoyorquina.

De acuerdo con Williams, si bien hay una discusión en torno a cuándo la economía rebotará a raíz del retraso en las asignaciones de fondos federales, también hay que considerar las situaciones que experimentaban tanto Puerto Rico como las Islas Vírgenes estadounidenses antes del desastre natural.

Williams subrayó que es importante atender los asuntos de largo plazo en los que Puerto Rico no ha puesto acción, sea definir la zapata económica de la isla o las inversiones que se necesitan en educación e infraestructura.

Pero en paralelo, Williams -al igual que lo hizo su predecesor, William C. Dudley- destacó que continúa siendo “críticamente importante” que Puerto Rico resuelva su situación fiscal y que su gobierno se coloque en una senda sostenible.

“Este es un asunto que ha estado pendiente demasiado tiempo”, dijo Williams al señalar que cuando conversa con integrantes de la comunidad empresarial siempre surge la necesidad de certeza y transparencia en lo que atañe al proceso fiscal de la isla.

Según Williams, aunque todavía prevalece la incertidumbre por los temas legales asociados a la situación fiscal, si llega a un punto donde todo el mundo pueda ver a Puerto Rico y las distintas entidades en un camino sostenible de cara hacia las próximas décadas, ello será “un beneficio grande” para la economía local.

Williams dijo, no obstante, que ese ejercicio requiere hacerse “bien” para que también puedan atenderse los demás retos que experimenta la isla y mientras ello no ocurra será difícil lograr que se produzcan inversiones de largo plazo sea para invertir en un negocio o entrar en una hipoteca.

Esta es la primera visita de Williams a Puerto Rico, desde su designación como presidente de la Reserva Federal de Nueva York a mediados del año pasado. Williams antes fungía como presidente de la Reserva Federal de San Francisco y al hablar de su llegada a la isla, indicó que se propone aprender y obtener información de los distintos componentes de la sociedad puertorriqueña en aras de contribuir con información o análisis al fortalecimiento económico de la isla.

Como parte de la agenda, Williams visitó la fundación de Ricky Martin en Loíza, participó de un conversatorio con integrantes de la Cámara de Comercio de Puerto Rico, que dirigió su presidente, Kenneth Rivera Robles, se reunió con banqueros, el comisionado de Instituciones Financieras, George Joyner, y participaría de un foro en la incubadora de empresas Parallel 18.

Mañana viernes, Williams hará una visita a las Islas Vírgenes estadounidenses (USVI). Tanto Puerto Rico como USVI están adscritos a la región que abarca la Reserva Federal de Nueva York, que también incluye ese estado, partes de Nueva Jersey y Connecticut.

La economía estadounidense

De otra parte, Williams -quien indicó que hacía los comentarios a título personal- sostuvo que, en este momento, la Reserva Federal “se encuentra bien cerca” de cumplir con su mandato dual de promover el empleo total y mantener a raya, la inflación.

Aunque la Fed no traduce dicho mandato en ley en números específicos, generalmente se ha interpretado que el empleo total implicaría una tasa de desempleo menor de 5% y una tasa de inflación en el orden de 2%.

Según Williams, la tasa de desempleo en Estados Unidos ronda el 4% y la inflación se encuentra justo debajo del 2%.

“Desde mi perspectiva, la política monetaria se encuentra neutral en términos de intereses a corto plazo, la economía se está moviendo más o menos en una tendencia por lo que esas condiciones iniciales están muy bien”, dijo Williams al señalar que la política monetaria actual “está bien” en este momento.

El FOMC aumentó los tipos de interés en siete ocasiones entre los años 2017 y 2018, fijándola en diciembre pasado en 2.25%.

Sin embargo, Williams reconoció que la Fed sigue de cerca el desempeño de la curva de intereses, en especial, porque cuando esta se invierte, tiende a identificarse como preludio a una recesión.

Esta semana, los rendimientos de una nota del Tesoro a tres meses se cotizaron más altos que aquellos en una nota a 10 años, un evento -que según medios especializados- no sucedía desde el 2007, es decir, justo antes de la Gran Recesión.

El experto en política monetaria reconoció que se ha planteado que la economía estadounidense se movería a un ritmo más lento luego de que la reforma contributiva federal contribuyera a llevar el producto interno bruto de esa economía al 4%, pero destacó que todavía ese indicador se movería alrededor de 2%.

Williams reconoció además que ha habido discusión reciente en torno a la curva de intereses y lo que ello revela del mercado inversionista, así como de la situación de deuda de los Estados Unidos y explicó que el rol de la Fed supone incorporar toda esa información para fines de política monetaria.

En febrero pasado, la deuda estadounidense alcanzó por primera vez la marca de $22 trillones, mientras la Oficina de Presupuesto Congresional (CBO, en inglés) ha planteado que el déficit presupuestario federal podría promediar unos $1,200 trillones o el equivalente a un 4% del producto interno bruto.

Acto seguido, Williams sostuvo que, a lo largo del tiempo, ha habido argumentos en torno a que los gobiernos pueden gastar y operar con déficit por largo tiempo y en ciertas circunstancias, como aquellos momentos en que se necesita hacer frente a una caída económica podría entenderse, pero el experto recordó que operar persistentemente en déficit no es tendencia que pueda sostenerse sin que esta tenga consecuencias.


💬Ver 0 comentarios