Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En una carta al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y a los presidentes legislativos, José Carrión dijo estar preocupado con el discurso público que ha impulsado la administración, pues este parece “subestimar” la gravedad de la crisis fiscal. (horizontal-x3)
En una carta al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y a los presidentes legislativos, José Carrión dijo estar preocupado con el discurso público que ha impulsado la administración, pues este parece “subestimar” la gravedad de la crisis fiscal. (Ramón Tonito Zayas)

Faltando tres días para que la Legislatura apruebe el presupuesto, el presidente de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), José B. Carrión, advirtió este viernes que la reducción de la jornada laboral contemplada a partir de julio próximo, no depende únicamente del efectivo que tiene el Departamento de Hacienda al tiempo que dejó entrever que el Gobierno todavía no le ha presentado los planes para definir lo que son “servicios esenciales” y proceder con los recortes aprobados en el plan fiscal certificado hace casi tres meses.

En una carta al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y a los presidentes legislativos Thomas Rivera Schatz y Carlos “Johnny” Méndez, Carrión dijo estar preocupado con el discurso público que ha impulsado la administración, pues este parece “subestimar” la gravedad de la crisis fiscal y de liquidez que encara el Gobierno y en especial, de las directrices contenidas en el plan fiscal para cerrar el déficit presupuestario.

De igual forma, Carrión dijo estar preocupado porque el nivel de colaboración que se había logrado entre el Gobierno y la JSF podría estar “retrocediendo”.

Según Carrión, la reducción en la jornada laboral establecida como contingencia por la JSF, no solo depende de que el Gobierno logre una reserva de efectivo de $200 millones sino que ese cojín de efectivo es “adicional” a que se presenten los planes de recortes en las operaciones de gobierno, que a su vez, permitirían atender la crisis de liquidez que encara el Gobierno.

En marzo pasado, cuando la JSF aprobó el Plan Fiscal para Puerto Rico (PFPR), el organismo federal pidió a la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) que le presentara varios planes en los que explicara cómo el gobierno reduciría sus gastos operacionales y cómo utilizaría el poco efectivo que tiene en caja.

El plan fiscal de Rosselló Nevares contemplaba que a partir del año fiscal 2018, el gobierno lograría ahorros operacionales por $851 millones, mientras aumentaría sus ingresos por $924 millones.

Sin embargo, partiendo de la carta de Carrión, tales planes no han sido entregados al ente federal.

“La importancia de los planes de implementación para ajustar el tamaño (del Gobierno) y las medidas de reducción de gastos que la administración se comprometió a tomar no puede ser sobreestimadas”, dijo Carrión en la misiva en la que se agrega que esos planes serán evaluados justa y razonablemente.

En la carta, Carrión también hace referencia al informe de liquidez que divulgó el Gobierno y señaló “que una modesta mejora” en la posición de liquidez del Gobierno no cambia la realidad fiscal de la Isla.

Esta semana, por primera vez desde que la administración de Rosselló Nevares tomó el poder, salió a relucir un informe de liquidez del Gobierno, en el que se muestra que la posición de liquidez en la cuenta principal de Hacienda es mayor a los estimados contenidos en el Plan Fiscal.

Luego de revelarse el informe, el representante de Puerto Rico ante la JSF, Elías Sánchez Sifonte, explicó que la mejora se debe a ajustes en los gastos y a malabares fiscales como no pagar las Notas de Anticipación de Impuestos (Trans), pero también aseguró que no habrá una reducción de la jornada laboral porque el Gobierno cumplirá con las exigencias del organismo con poderes por encima del gobierno electo de la Isla y que no se retrasarán los pagos a suplidores o los reintegros.

Preocupado con la transparencia

En la carta, Carrión recordó que la ley federal PROMESA persigue “transparencia” en la divulgación de informes financieros, por lo que pidió a Rosselló Nevares que su administración se ponga de acuerdo con la JSF para proceder con la divulgación de información financiera de manera periódica.

Si bien PROMESA pide restablecer la disciplina fiscal, lo que implica cumplir con divulgaciones periódicas de la posición financiera del Gobierno, ni la AAFAF ni la JSF ha publicado ningún informe acerca de la posición de efectivo. 

De igual forma, tampoco se ha publicado el informe operacional del Gobierno, lo que debe suceder trimestralmente y se desconoce el estatus de los estados financieros de los años fiscales 2015 y 2016 que debieron radicarse el 1 de mayo de 2016 y 1 de mayo de 2017, respectivamente.


💬Ver 0 comentarios