Raúl Maldonado es el principal oficial financiero del gobierno y secretario de la Gobernación. (GFR Media) (semisquare-x3)
Raúl Maldonado es el principal oficial financiero del gobierno y secretario de la Gobernación. (GFR Media)

Mientras la separación de las facultades financieras y de administración tributaria en la secretaría de Hacienda pareció ser el detonante para que la contadora pública, Teresita Fuentes Marimon, dejara ese cargo, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) escribió al secretario de la gobernación y principal oficial financiero del gobierno (CFO, en inglés), Raúl Maldonado, para solicitar información adicional.

En una misiva de dos páginas, la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, escribió a Maldonado para indicarle que a pesar de que el gobierno ya provee cierta información y acceso acerca de las transacciones de presupuesto, nómina y financieras que se realizan, se necesita comprender mejor de “los sistemas de reporte, procesos y capacidades relacionadas de la oficina del CFO”.

Jaresko pidió a Maldonado que en o antes del próximo 4 de febrero, dé acceso al personal del ente fiscal a todos los sistemas de información contables y financieros que el gobierno utiliza para manejar sus operaciones y que también le provea una lista y acceso de todos los sistemas que utiliza la oficina del CFO para realizar sus funciones, incluyendo hojas de cálculo, bases de datos y cualquier otro tipo de sistema que utilice para las transacciones financieras y de manejo del presupuesto.

Como parte del pedido, la Junta también solicitó a Maldonado, antes secretario de Hacienda, que se designe a un técnico que conozca de estos sistemas de información para facilitar el acceso, así como la extracción y análisis de datos en estas plataformas.

El pedido de Jaresko a Maldonado se produjo ayer lunes, apenas tres días después de que Fuentes Marimon dejara la secretaría de Hacienda por diferencias con el secretario de la Gobernación, situación que confirmó el gobernador Ricardo Rosselló Nevares a El Nuevo Día.

Personas conocedoras de la dinámica de trabajo entre Maldonado y Fuentes Marimon explicaron a El Nuevo Día que las discrepancias entre ambos funcionarios se produjeron una vez el secretario de la Gobernación y CFO buscó “microgerenciar” la agencia que antes dirigía desde La Fortaleza.

Carta de la Junta solicitan... by on Scribd

El rol del CFO

A mediados del año pasado, Rosselló Nevares nombró a Maldonado como su jefe de gabinete y al hacerlo, determinó que si bien el contador público dejaría la secretaría de Hacienda, este llevaría consigo a La Fortaleza, las funciones relacionadas al diseño y control de los sistemas financieros y de contabilidad del gobierno, tareas que se agrupan, en la jerga técnica, bajo la figura del CFO.

La decisión de Rosselló Nevares de separar las funciones del CFO de la secretaría de Hacienda supuso una ruptura de lo que, en esencia, ha sido la política pública de Puerto Rico en materia presupuestaria y fiscal por más de 50 años.

Empero, no es la primera vez que ello sucede. Bajo la administración de Alejandro García Padilla, las funciones del CFO que se realizaban desde la secretaría de Hacienda, bajo Melba Acosta Febo, se transfirieron al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) cuando la contadora pública y abogada tomó la presidencia de esa entidad.

A grandes rasgos, en el caso del gobierno de Puerto Rico, las responsabilidades de un CFO emanan de la Ley de Contabilidad Gubernamental, aunque dicho cargo no está establecido oficialmente.

Dicho estatuto, entre otras cosas, confiere al secretario de Hacienda la facultad de establecer el aparato fiscal de la isla, los sistemas de contabilidad y cómo se gestionará el dinero que se asigna o que debe pagar cada agencia del gobierno. Todo ese diseño, a su vez, debe servir para que el gobierno pueda rendir cuentas de lo que hace, a través de la presentación de estados financieros.

El plan fiscal

Cuando Maldonado se convirtió en secretario de la Gobernación explicó a El Nuevo Día que la decisión de trasladar los roles del CFO a la jefatura del gabinete respondía al interés de Rosselló Nevares de dar cumplimiento con el plan fiscal certificado por la JSF.

Dicho plan busca que la figura del CFO se cree formalmente dentro del gobierno de Puerto Rico y esta, a su vez, haga suyas facultades que ahora están en manos de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), Hacienda y la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia (Aafaf). A grandes rasgos, la estructura que se concibió implicaría eliminar la OGP, reducir al mínimo la Aafaf y separar las tareas financieras, de la administración tributaria a cargo de Hacienda.

De igual forma, el CFO incluso tendría autoridad directa sobre directores de presupuesto y finanzas en todas las agencias del gobierno, por encima de los jefes o secretarios de tales instrumentalidades.

No obstante, la estructura formal del CFO establecida en el plan fiscal certificado por la JSF, necesitaría legislarse y ello, todavía no se ha concretado.




💬Ver 0 comentarios