Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal. (GFR Media) (semisquare-x3)
Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal. (GFR Media)

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) subrayó hoy que un regulador independiente es crítico para realizar la modernización y transformación del sector energético de la isla caribeña.

En una misiva enviada al senador Larry Seilhamer-Rodríguez, presidente de la Comisión Especial de Asuntos Energéticos, la JSF define un regulador de energía independiente como uno con el poder de tomar determinaciones a la par con los estándares de la industria y las necesidades de política pública.

El ente fiscal también recalcó la importancia de tarifas justas, servicio confiable de calidad, inversiones juiciosas de infraestructura y un ambiente de trabajo libre de política.

"La presencia de un regulador fuerte e independiente es un elemento clave para inyectar confianza y estabilidad en el mercado energético de Puerto Rico a medida en que hace la transición hacia un sistema moderno de energía", dijo la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko.

"Igual de importante es garantizar un regulador que trascienda los ciclos políticos, promoviendo servidores públicos de carrera y asegurando fuentes independientes de financiación, sin la necesidad de asignaciones legislativas o gubernamentales o de desembolsos del gobierno central", añadió.

Haciendo referencia a los requerimientos del Plan Fiscal certificado de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), la carta también identifica las medidas de transformación necesarias más críticas.

Esas medidas incluyen la reestructuración exitosa de las obligaciones de deuda de la AEE, la privatización de los activos de generación de la utilidad, y la concesión del sistema de transmisión y distribución de la compañía estatal.


💬Ver 0 comentarios