Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Raúl Maldonado, secretario de Hacienda, sostuvo que con la reforma contributiva, tocará a los contadores y CPA dar fe de las deducciones que se reclamen en las planillas. (GFR Media)

El secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, indicó que los beneficios que recibirán los contribuyentes con la reducción de tasas contributivas servirán para compensar la eliminación de deducciones o la exención contributiva que hoy reciben los bonos de hipotecas conocidos como Ginnie Mae.

Además, los nuevos procedimientos de certificación de gastos que requiere la reforma contributiva en el caso de personas con negocios o que trabajan por cuenta propia no desplazarán a los contadores, pues la intervención de un contador público autorizado solo aplicará en ciertas instancias, indicó Maldonado.

De esa forma, Maldonado y el secretario de Rentas Internas, Francisco Parés respondieron a las críticas que ya recibe la reforma contributiva, propuesta que según Hacienda, beneficiaría a nueve de cada 10 contribuyentes, pero cuya implementación todavía pende de que se apruebe la eliminación de sobre una decena de créditos e incentivos contributivos y de que el gobierno logre las metas de ahorro requeridas por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF). Esos ahorros, a su vez, financiarían la reactivación del Crédito por Ingreso Devengado (EITC, en inglés).

Esta semana, El Nuevo Día reveló que la reforma contributiva eliminaría el carácter exento de los bonos de hipotecas garantizadas por programas federales y que se empaquetan y venden al mercado inversionista a través de la Government National Mortgage Association (GNMA, en inglés). Con la venta de estos bonos, el sector financiero accede a capital para otorgar hipotecas de vivienda de bajo costo y financiar proyectos de interés social.

Al eliminar la exención contributiva, se equipara el instrumento a lo que sucede en los estados de Estados Unidos, donde los rendimientos por Ginnie Mae pagan impuestos.

“Nuestros récords nos muestran que no son muchos los contribuyentes que se afectarían con esa decisión y muchas de esas personas son de edad avanzada y ese grupo se va a beneficiar grandemente con la exención del ingreso”, dijo Parés.

De aprobarse la reforma contributiva como fue redactada, los ingresos por concepto de retiro o pensiones que reciben las personas de 60 años o más estarían exentos hasta $25,000. En los demás casos, la exención será hasta $20,000.

Maldonado recordó que si la persona tuviera ingresos que tributar sobre el exceso de esas cuantías, las tasas contributivas serán más bajas que en la actualidad.

Rechaza las críticas de contadores

Con la reforma, el Departamento de Hacienda dejaría de auditar las planillas, pues ciertas tareas de administración tributaria como comprobar la validez de las representaciones que hacen los contribuyentes al radicar sus planillas serán “externalizadas”.

La semana pasada, la Asociación de Contadores criticó la medida, por entender que esta concede preferencia a la figura del contador público autorizado (CPA).

Entre otras cosas, la propuesta que evalúa la Legislatura establece que los contribuyentes que operan negocios o trabajan por cuenta propia y que se acojan a la opción de tributar bajo la fórmula de ingreso neto alternativo tendrán que presentar planillas informativas a lo largo del año para tomar dichas deducciones. Entre las deducciones que tendrán que ser justificadas figuran el pago de salarios, pagos por renta, mercadeo, publicidad, servicios profesionales, acceso a internet y seguros.


💬Ver 0 comentarios