Consumo (horizontal-x3)
Los precios de la energía descendieron el 0.1% en julio. (AP Photo/Alan Diaz)

Washington - El índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos aumentó un 0.1% en julio tras haberse mantenido sin cambios el mes anterior, lo que dejó la inflación interanual en el 1.7%, informó hoy el Gobierno.

Así, la inflación entre julio de 2016 y el mes pasado quedó una décima por encima del dato anterior (1.6%) y lejos aún del 2% que la Reserva Federal (Fed) considera saludable para la economía.

Sin tener en cuenta los precios de los alimentos y la energía, que son los más volátiles, la inflación subyacente aumentó en julio un 0.1%, y se situó en el acumulado interanual en el 1.7%, el mismo dato del mes pasado.

El ligero aumento en el IPC se produjo en parte por el auge en el coste de la vivienda, los alimentos y los cuidados sanitarios, mientras que los precios de la energía descendieron el 0.1% en julio, con la gasolina estancada y un incremento del 0.4% en la electricidad, según el informe del Departamento de Trabajo.

Los precios de los alimentos aumentaron el 0.2%, y registran un incremento del 1.1% respecto a hace un año.

Asimismo, los precios residenciales, que incluyen alquileres de vivienda y suponen un tercio del índice total, crecieron un 0.1% el pasado mes y se encuentran un 3.2% por encima de los 12 meses anteriores.

Tras un fuerte repunte a comienzos de año, en los últimos meses la inflación se ha ralentizado en los últimos meses en Estados Unidos, y continúa por debajo de la meta del 2% de la Fed.


💬Ver 0 comentarios