El secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy (horizontal-x3)
El secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy. (GFR Media)

El nuevo Código de Incentivos que impulsa la administración de Ricardo Rosselló Nevares está pensado particularmente en el empresario local y busca reducir la incertidumbre en la caja de Hacienda al convertir los beneficios tributarios que reciben los negocios e individuos exentos en una subvención monetaria directa, explicó este miércoles el secretario de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy.

De igual forma, la nueva legislación -que integra en un solo documento casi una decena de leyes especiales vigentes mientras deroga otro número similar- permitirá que todos los negocios elegibles tengan una tasa contributiva fija de 4%, reciban una exención sobre el pago de impuestos municipales sobre inmuebles de 90% y de 60% sobre el pago de patentes municipales, mientras no pagarán contribuciones por recibir dividendos u otros ingresos similares.

Sin embargo, las empresas e individuos que interesen recibir este conjunto de beneficios por parte del gobierno, subrayó Laboy, tendrán que demostrar que la inversión que Puerto Rico hace en ellos dejará beneficios al fisco y a la economía local.

Además, las empresas que interesen obtener los beneficios del gobierno tendrán que ir de la mano de “un promotor”, que en lo sucesivo, partiendo de la legislación, sería una especie de agente que cobrará al fisco lo que podría considerarse como una especie de comisión por traer negocios a Puerto Rico. De igual forma, un profesional del sector privado tendrá que certificar que el dinero invertido por el gobierno en esa empresa o individuo ha sido utilizado adecuadamente.

“Cada una de estas leyes fue evaluada bien exhaustivamente”, dijo Laboy al explicar que el DDEC recabó la pericia de las firmas V2A y PricewaterhouseCoopers para validar la nueva política pública que de aprobarse, regirá el otorgamiento de subvenciones a empresas en Puerto Rico.

Laboy hizo sus expresiones en una conferencia de prensa en compañía del secretario de Hacienda, Raúl Maldonado. En esta, los funcionarios subrayaron que la legislación que ahora analiza la rama legislativa, fue fruto de unas 30 sesiones y reuniones de seguimiento con el sector privado y de un esfuerzo conjunto por ambas agencias.

Al presente, el gobierno otorga incentivos a las empresas y ciertos negocios por dos vías. Por un lado, otorga créditos o deducciones especiales para que las empresas deduzcan su obligación contributiva y en otros casos, el gobierno otorga dinero de manera a quienes cualifiquen bajo las leyes especiales que así lo establecen. Este dinero, a su vez, surge de los impuestos que hacen las empresas u otras asignaciones que otorga el gobierno.

Una vez se apruebe el Código de Incentivos, la figura del crédito contributivo desaparece para dar paso único a la subvención o “estímulo monetario”. A su vez, esa subvención saldrá de un nuevo Fondo de Incentivos Económicos (FIE), donde en esencia se consolidan los fondos que existen en la actualidad.

Según el proyecto de ley, el FIE se nutrirá del 10% de los recaudos provenientes de la contribución sobre ingresos que paguen los negocios que se beneficien del Código de Incentivos, así como de las regalías vinculadas a operaciones exentas bajo otras leyes vigentes.

Dicho de otra forma, en lugar de que cada sector económico acceda a los fondos dedicados para estos, el dinero disponible para incentivos se consolidará en un solo pote, sean subvenciones para películas o proyectos turísticos hasta el dinero que reciben el DDEC como resultado del reembolso federal por el arbitrio del ron.

Jugadores privados y un método para determinar el beneficio

Según Laboy, con la creación de la figura del promotor y del profesional certificado, el gobierno podrá tener más éxito y certeza en promover aquellas industrias de alto potencial o que más impacto representen para la economía.

El trabajo de esas figuras, a su vez, tendrá por complemento la aplicación de una fórmula uniforme para determinar el costo beneficio de la subvención que se otorgue. Como parte de la fórmula para otorgar los estímulos económicos, se considerará el número de empleos creados, la inversión que se realice y si se trata de una actividad de exportación.

Mientras, Maldonado destacó que, a diferencia de otras estrategias de promoción, el nuevo Código de Incentivos se centra en las pequeñas y medianas empresas y empresas en Puerto Rico, pues estimular el capital local permitirá que la economía de la isla crezca sostenidamente.


💬Ver 0 comentarios