La administración de Ricardo Rosselló entregó anoche el plan fiscal enmendado. (horizontal-x3)
La administración de Ricardo Rosselló entregó anoche el plan fiscal enmendado. (Gerald López Cepero)

La inyección de fondos federales que recibirá Puerto Rico, particularmente para financiar el programa de salud del gobierno, y mejores esfuerzos de fiscalización contributiva harán que el presupuesto del territorio estadounidense tenga sobrantes a partir de este año fiscal, según la nueva versión del plan fiscal que anoche la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) presentó a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

En síntesis, de un cuadro donde al cabo de cinco años el gobierno no podía cuadrar su presupuesto y quedaba un déficit acumulado de unos $3,400 millones, los números actualizados provistos por la Aafaf sostienen que al terminar el año fiscal 2023, el presupuesto del gobierno terminaría con un sobrante de unos $3,400 millones.

La semana pasada, el Congreso aprobó unos $16,500 millones en fondos para Puerto Rico en aras de cubrir Mi Salud y para proveer ayuda a la recuperación de la isla tras el desastre provocado por el huracán María.

“Después de todas las iniciativas de transformación del gobierno y de que se implementen reformas estructurales y a través de apoyo financiero federal relacionado con salud y la recuperación, Puerto Rico acumulará un sobrante de $3,400 millones hasta el año fiscal 2023”, indica el documento.

Sin embargo, habida cuenta que el gobierno necesita crear una reserva para fondos de emergencia, el pago de asesores en los casos de Título III y el presupuesto de la JSF, entre otras exigencias, Puerto Rico no tendría efectivo para pagarle a los bonistas en por lo menos, los primeros dos años del plan fiscal.

Las cifras actualizadas emanan de la segunda versión del plan revisado del gobierno, documento que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares publicó a través de su cuenta de Twitter. La Aafaf hizo lo propio en su página de Internet.

Enmiendas del plan fiscal by El Nuevo Día on Scribd

De acuerdo con la nueva versión del plan, las estrategias de recortes y reorganización del gobierno no muestran cambios significativos, en relación a lo proyectado por la Aafaf a principios de mes.

Los ajustes en la versión actualizada publicada por Rosselló Nevares apuntan a que al cabo de los años fiscales 2018 a 2023 totalizarán $3,390 millones versus $3,320 millones.

Buscarán más recaudos

De todas las partidas, aquella que supondría un impacto mayor a la población y los negocios en Puerto Rico serán las medidas de recaudos, lo que parece ir en línea con las exigencias de la JSF para que se aumenten los ingresos al fisco. Según la nueva versión, al cabo del 2023, los recaudos del erario aumentarían en $838 millones versus $415 millones en la versión del pasado 6 de febrero.

Al igual que en la versión anterior, con todo y los ajustes, los gastos del gobierno central no se reducen, aún cuando se parte de la premisa de que habrá una reducción en la población.

En el plan revisado y a pesar de contar con mayores recaudos, los gastos del gobierno central parecen ir al alza. Esto, aún cuando el nuevo plan reduce de $800 millones a $300 millones lo que se pagaría en abogados y asesores por los casos de Título III.

La apuesta a mejores recaudos, en parte, parece responder a lo que el gobierno proyecta será un período de crecimiento económico en Puerto Rico.

Según el plan revisado, los nuevos estimados apuntan a que en el año fiscal 2019, la economía medida por el producto bruto se expandirá 8.4% versus 7.6% en la versión anterior. En los años subsiguientes hasta el fiscal 2023, de acuerdo con el documento, el producto bruto crecería entre 3.5% y 1.8%. En la versión anterior, se proyectaban avances de entre 2.4% y 1.5%.


💬Ver 0 comentarios