(semisquare-x3)
Los talleres buscan en parte suplir un banco de talento en construcción mucho más amplio al actual, que se estima en 45,000 personas. (GFR Media)

Esta nota es solo para suscriptores

Las personas interesadas en buscar trabajo en proyectos de reconstrucción que se financien con fondos federales tienen una nueva oportunidad de certificarse para competir por empleos con un salario mínimo de $15 la hora.

Así lo informó Omar Marrero, director ejecutivo de la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción (conocida como COR3), en alusión a la segunda edición de los talleres de nuevo ingreso a la industria de la construcción, que se ofrecerán el 15 y 16 de enero en el Centro de Convenciones de Miramar.

“El curso es gratuito. Tienen para registrarse hasta el último día en construimos.pr”, indicó Marrero sobre la capacitación equivalente a 15 horas contacto.

Los talleres, recordó el funcionario, están diseñados para cumplir con los requisitos que establece la orden ejecutiva que firmó el gobernador Ricardo Rosselló en julio pasado, mediante la cual aumentó a $15 el salario mínimo por hora de los trabajadores de la construcción que laboren en proyectos de contratación gubernamental y financiados con fondos federales.

Estos requisitos incluyen cubrir las medidas de salud y seguridad ocupacionales, además de aspectos generales de los códigos de construcción, entre otros.

“Buscamos darles las destrezas y exponerlos a temas prioritarios en la industria”, señaló. Además de los aspectos teóricos requeridos, se suman introducciones prácticas a pintura, plomería, carpintería y “gypsum board”.

“No solo obtienen su certificado al cumplir con las 15 horas, sino que también los registramos para evaluar cuáles cualifican para programas adicionales de desarrollo laboral o para seminarios específicos como redacción de resumé y técnicas de entrevista”, detalló.

Dado que la industria de la construcción viene de una década de contracción, la recuperación tras los huracanes Irma y María exige contar con un banco de talento mucho más amplio al actual, que se estima en 45,000 personas. Eso no solo incluye a empleados diestros y a profesionales de la ingeniería, arquitectura y otras disciplinas, sino también a la mano de obra no diestra.

Esta es la audiencia meta de estos talleres, que puede encontrarse en personas que estén desempleadas o que hayan trabajado de forma informal en algo de construcción. No obstante, Marrero indicó que también es una oportunidad para gente que esté activa en otros trabajos y quieran explorar la oportunidad de insertarse en la industria de construcción que - impulsada por proyectos de infraestructura y reconstrucción - “va a tener un crecimiento significativo que amerita que más personas la consideren”.

A preguntas de este medio, Marero reiteró que los talleres los ofrece el propio gobierno y que no suponen gastos para el erario, porque algunas empresas están ofreciendo módulos en sus áreas de peritaje de forma gratuita.

En la primera edición de los talleres, celebrada en diciembre, se certificaron unas 1,300 personas.

En esta ocasión, Marrero anticipó una acogida similar.

El funcionario recordó que la orden ejecutiva también “estableció los requisitos para que proveedores privados se certifiquen para ofrecer certificaciones más completas o suplementarias”.

Adelantó que colegios y asociaciones profesionales, así como instituciones educativas, han mostrado interés en ser proveedores y que se informará oportunamente cuando haya disponibilidad de más talleres.


💬Ver 0 comentarios