El aumento en reposesiones de autos fue atribuida en parte a la migración de residentes de la isla y al ritmo lento de la recuperación económica. (GFR Media) (semisquare-x3)
El aumento en reposesiones de autos fue atribuida en parte a la migración de residentes de la isla y al ritmo lento de la recuperación económica. (GFR Media)

La reposesión de autos se disparó en Puerto Rico durante el pasado año 2018, tras concluir las moratorias de pago que otorgaron las empresas financieras luego del impacto de los huracanes Irma y María en septiembre de 2017.

Un total de 17,017 vehículos fueron reposeídos por las casas financieras durante ese año, lo que representó un aumento de 19.4% sobre la cifra reportada para el 2017, según un análisis elaborado y publicado por la empresa Inteligencia Económica.

El informe recoge la realidad de las medidas adoptadas tras los huracanes, ya que reporta una marcada baja en la reposesión de autos en el 2017, con un total de 14,254, cifra menor que la de años previos.

La comparación con el 2016 refleja, por otra parte, una leve reducción en el 2018 de cerca de un 2%. En ese año las empresas financieras reclamaron 17,367 vehículos por falta de pago.

Gustavo Vélez, presidente de la mencionada empresa, atribuyó el alza del 2018 a dos factores que identificó como la migración de residentes de la isla, y al hecho de que la economía todavía no alcanza la recuperación esperada.

“La migración sigue siendo un factor y aunque hay una recuperación modesta en la economía, esa recuperación no ha llegado donde debía estar. Estamos aun llegando a los niveles pre-María en término de los indicadores más importantes”, expresó.

Recordó que en el 2017 hubo una moratoria en el pago de varios tipos de deudas y resaltó que “hay un patrón similar en la ejecución de hipotecas”.

Afirmó Vélez que el patrón de reposesión de autos responde mayormente a los ciclos de la economía local. “Creemos que en la medida que coja tracción la recuperación de la economía, basada en toda la reconstrucción de Puerto Rico, se debe reducir ese patrón”, dijo.

Llamó la atención al hecho de que este aumento en la reposesión de autos coincide con un incremento marcado en la venta de vehículos en Puerto Rico, lo que atribuyó también al efecto de los huracanes debido a la compra de flotas y a la sustitución de vehículos averiados. Informó que en el 2018 se vendieron 107,000 unidades y la proyección de ventas para el 2019 está entre 90,000 a 100,000.


💬Ver 0 comentarios