La presidencia del Comité de Recursos Naturales podría pasar ahora a manos del demócrata Raúl Grijalva (izq.). (semisquare-x3)
La presidencia del Comité de Recursos Naturales podría pasar ahora a manos del demócrata Raúl Grijalva (izq.). (Juan Luis Martínez Pérez)

Unos siete fondos de cobertura de riesgo se han organizado en un nuevo grupo de acreedores de bonos de Obligaciones Generales (GOs, en inglés) con la expectativa de llegar a un acuerdo con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para reestructurar la segunda obligación de deuda más grande que mantiene el gobierno puertorriqueño.

A esos efectos, los siete fondos, organizados bajo el nombre del Grupo de Bonistas de Puerto Rico (Commonwealth Bondholder Group, en inglés o CBG), anunciaron la contratación de la firma Davis Polk & Wardell y Ducera Partners como asesor legal y financiero, respectivamente.

En un parte de prensa divulgado por Davis Polk se indicó que el nuevo grupo de bonistas de GOs que también está integrado por la organización Bonistas del Patio y “varias docenas de cooperativas” de ahorro y crédito de Puerto Rico tiene el propósito de participar en la negociación de una reestructuración abarcadora de las deudas del gobierno central”. Esto, a fin de lograr una solución consensual al proceso de reorganización que el gobierno central persigue bajo el Título III de la ley federal Promesa.

Davis Polk y Ducera representaron a los bonistas organizados del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) en el proceso de reestructuración de la deuda del fallido agente fiscal y que fue avalado por la jueza de distrito federal Laura Taylor Swain esta semana. En el caso de la deuda del BGF, la reestructuración de la deuda se realiza bajo el Título VI de la ley federal Promesa.

El nuevo grupo organizado de bonistas de GOs parece suceder un grupo de bonistas que se organizó cuando el exgobernador Alejandro García Padilla propuso renegociar la deuda de Puerto Rico y que se dio a conocer bajo el nombre del Ad Hoc Group-GOs. Esto, porque varios de los integrantes del CBG también tuvieron participación en el Ad Hoc-GOs.

Ese es el caso de Aurelius Capital Management, Autonomy Capital y Monarch Alternative Capital, entre otros. Aquel grupo tenía por asesores a Paul, Weiss, Rifkind, Wharton & Garrison; Russell, Englert, Orseck, Untereiner & Sauber y Goldin Associates. Estas firmas ahora colaboran con el CBG para propósitos específicos, se informó.

Además de cooperativas locales y el grupo Bonistas del Patio, el nuevo grupo de acreedores de GOs dice ser acreedor de unos $3,300 millones y está compuesto por Aurelius Capital Management -la firma que busca anular la ley federal Promesa-, Autonomy Capital, Brigade Capital Management, Canyon Capital Advisors, Davidson Kempner Capital Management, Monarch Alternative Capital y OZ Management.

Cofina y las elecciones de medio término en el Congreso

El grupo CGB sale a la luz apenas un día después de que el principal asesor legal de la JSF, Martin Bienenstock, informara a la jueza Swain que el organismo federal entabla conversaciones con acreedores de todos los tipos de deuda que ha emitido Puerto Rico y que espera que el plan de ajuste de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) esté aprobado para enero de 2019.

El plan de ajuste de Cofina se discutirá en una audiencia el próximo 20 de noviembre y de consumarse, uno de sus efectos será liberar parte de los recaudos del Impuesto Sobre La Venta y Uso (IVU) hacia el gobierno central. Cifras oficiales apuntan a que el Fondo General podría recibir, cada año, unos $425 millones antes comprometidos hacia Cofina, inyección que beneficiaría a los bonistas de GOs.

Anteriormente, en una transacción que no prosperó, el grupo Ad Hoc-GO había llegado a un acuerdo con sus contrapartes de Cofina para, en esencia, agenciarse la partida que se liberaría desde Cofina hacia el Fondo General.

De otra parte, la formación del CGB coincide con el cambio de control político que se ha producido en el Congreso estadounidense tras las elecciones de medio término.

En síntesis, el proceso de bancarrota de Puerto Rico se tutela desde el comité de Recursos Naturales del Congreso, donde se gestó Promesa y el ente al que se reporta la JSF. Hasta ahora, la pauta establecida para Puerto Rico por la vía de la JSF partía desde la visión republicana en la figura presidente de ese comité, Rob Bishop.

El saldo electoral favorable del pasado martes hacia el partido Demócrata en la cámara baja estadounidense implica que la presidencia del comité de Recursos Naturales pasará a manos de Raúl Grijalva (D-Arizona) quien, junto a otras figuras de ese partido como la puertorriqueña Nydia Velázquez, han criticado el proceso de renegociación de la deuda que sigue la JSF y han abogado por recortes drásticos en la deuda por concepto de bonos.

Fuentes de este diario aseguran que tanto la JSF, por la pronta expiración de su mandato, y en especial, varios grupos de bonistas han decidido apretar el paso. Esto, a fin de que el cambio de sillas políticas no rebote en el proceso decisional en torno a la deuda de la isla.

Hace aproximadamente un mes, Antonio Weiss, antes asesor del Tesoro bajo la presidencia de Barack Obama y principal figura en la aprobación de Promesa, junto a los economistas Brad W. Setser y Desmond Lachman, subrayaron que el acuerdo pactado en Cofina debe estar en la lista de malos ejercicios de reestructuración que resultaron “en grandes costes económicos y humanos”, pues el acuerdo impone una estructura de pagos que el gobierno puertorriqueño no podrá honrar. 

“Si el gobierno de Puerto Rico y la JSF creada por el Congreso acuerdan términos similares con los acreedores que poseen bonos de GOs, solo será cuestión de tiempo antes de que el gobierno esté forzado a entrar en impago nuevamente”, aseguraron entonces Weiss, Setser y Lachman.


💬Ver 0 comentarios