Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ambos ofrecen atractivos para boteros y no boteros

Aunque la economía de Puerto Rico sigue sumida en una recesión desde 2006 y la deuda fiscal sobrepasa los $72,000 millones, esto parece no hacer sombra alguna en el mercado de los yates de lujo, un sector que sigue viento en popa gracias a los incentivos contributivos que han movilizado a cientos de extranjeros acaudalados y a médicos jóvenes del patio a comprar botes.


💬Ver 0 comentarios