Daniel González. (GFR Media)

David González es el nuevo presidente del Colegio de Contadores Públicos Autorizados, y asume su gestión con importantes retos para la organización, que incluyen una amenaza legislativa para su propia existencia y las acusaciones contra Fernando Scherrer, presidente de la empresa de contabilidad BDO en Puerto Rico.

Enfrentan también la reducción poblacional en la isla, tendencia que igualmente impacta adversamente a este sector.

El reto que le presenta la Asamblea Legislativa al Colegio es por los intentos de eliminar la colegiación compulsoria de las asociaciones profesionales. Los problemas de BDO se relacionan con las acusaciones federales contra la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, y la ex directora de la Administración de Servicios de Salud , Angela Ávila, por cargos de corrupción.

Entre los objetivos de su presidencia, González tiene también como prioridad capacitar a los CPA para integrar los paneles que, según legislación reciente, ayudarán a aligerar el trámite de reclamaciones contra seguros por daños e interrupción de negocio.

Sobre estos temas hablamos con el nuevo presidente, que llega al cargo con amplia experiencia en varios campos de la contabilidad y como empresario con negocio propio.

¿Cuál es el papel del CPA en el Puerto Rico de hoy?

Ahora más que nunca tiene un rol muy importante, porque una de las funciones principales de un CPA es velar por el interés público. Eso se logra proveyendo credibilidad a la información que mueve el sistema financiero. Por la calidad exigida a su trabajo, ofrece credibilidad en los servicios que brinda y garantiza que la información que provee es real y válida. Si esto no ocurriera el sistema financiero no tendría confiabilidad y se crearía un caos.

¿Y dentro del ambiente de desconfianza en la isla?

Tenemos que asumir un rol bien vocal para hablar sobre todos los problemas que vemos, las situaciones que ocurren en Puerto Rico, y traer soluciones. Una de las misiones principales que tengo es la creación de un comité especial que se llamará Retrato del Fraude 2020 en Puerto Rico. Será una encuesta entre todos los sectores de Puerto Rico, donde se verifican las instancias de fraude que ocurren, como se han ido mitigando y las causas con miras a proponer soluciones; y la corrupción es una modalidad de fraude.

Ya en el pasado hicimos estos estudios, en 2018 fue el último, y por primera vez resultó que el sector más afectado por el fraude es el gobierno, que es lo que hemos visto en los últimos meses. En estudios previos siempre el sector más afectado era el financiero, la banca y los seguros. Esos se han movido a un segundo plano.

A Puerto Rico le cuesta alrededor de $265 millones al año el fraude que ocurre en el gobierno, según ese estudio.

¿Cómo afecta el caso de BDO a la profesión?

Eso debería ser un caso aislado. Ese caso tenemos que ver cómo se desarrolla. El Colegio se encarga de recibir y tramitar querellas, pero quien establece penalidades a una empresa que no cumple es la Junta de Contabilidad. Todavía no estamos en posición de decir si esto es como se ha dicho que es, pero definitivamente si lo fuera, es algo repudiable, que definitivamente afecta la profesión y que nos preocupa y entendemos que debe ser atendido.

Nosotros tenemos una profesión bien regulada. Siempre habrá casos aislados en cualquier profesión. Repudiamos cualquier acto que sea de corrupción. En caso de que el tribunal determine que hubo algún delito, intervendríamos y se referiría el caso a la Junta de Contabilidad, que es la que tiene potestad de remover licencia y ese es un posible escenario.

¿Cuáles son los principales retos para el Colegio?

El grupo enfrenta muchos retos. Uno de los principales es que la Cámara de Representantes está evaluando cerca de 29 proyectos para eliminar la colegiación, que actualmente es compulsoria entre las asociaciones profesionales.

Es un reto no solamente para los CPA, sino para todas las profesiones. En el caso nuestro es bien grande porque la Ley de Contabilidad, que es la que crea el Colegio de Contadores Públicos Autorizados, establece que uno de los propósitos principales del Colegio es velar por la calidad de la profesión. Al ser compulsoria, este tiene la facultad para velar que todos sus miembros mantengan un nivel de calidad aceptable para brindar esa confiabilidad. Si se quita, tendríamos el problema que el Colegio perdería la facultad de ejercer esa función, porque solo la ejercería sobre los que estén colegiados voluntariamente.

¿Cuáles son las metas de su presidencia?

Vamos a modernizar la institución. Tenemos que hacer más fácil a nuestra matrícula el acceso a la educación y una de las maneras de hacerlo es ofrecer seminarios tipo “webinar”. Vamos a aumentar la cantidad de esos seminarios. Vamos a trabajar también en la oferta de cursos “on demand”, en la página del Colegio.

Otro objetivo es ampliar las cubiertas de los seguros que se ofrecen a los miembros, con nuevos productos, tales como los de vida, incapacidad, entre otros.

Una meta importante es atender la reciente Ley 242 que estableció un panel para la valoración de pérdidas en reclamaciones de seguro. El mismo estará compuesto por el ajustador del asegurador, el ajustador de pérdidas del asegurado y un tercero, que en el caso de una pérdida por interrupción de negocios es un CPA. Vamos a entrar en una alianza con la Oficina del Comisionado de Seguros para establecer el currículo de educación continua que deben recibir esos CPA que participen de ese panel.

Retomaremos también el comité de exportación de servicios. La población de Puerto Rico sigue disminuyendo y las compañías están compitiendo por darle servicios a esos clientes, y por tanto las compañías y los individuos estamos teniendo menos ganancias.

Una manera de ayudar es contribuyendo a orientar tanto a los CPA como a los clientes sobre los retos fiscales, legales y de operación que tienen las entidades que se dedican a exportar servicios.

Si logramos incrementar ese tipo de negocio, estaremos aportando para generar más empleos y más ingresos.


💬Ver 0 comentarios