A.M. Best decidió revisar las clasificaciones de la Cooperativa de Seguros Múltiples tras concluir que la aseguradora excedió los límites del reaseguro que tenía. (semisquare-x3)
A.M. Best decidió revisar las clasificaciones de la Cooperativa de Seguros Múltiples tras concluir que la aseguradora excedió los límites del reaseguro que tenía. (GFR Media)

Un día laborable después de que la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS) ordenara la rehabilitación de Real Legacy Assurance, la casa evaluadora A.M. Best colocó bajo la revisión “con implicaciones negativas”, la clasificación de su matriz, la Cooperativa de Seguros Múltiples (CSM).

A.M. Best decidió revisar las clasificaciones de CSM tras concluir que la aseguradora excedió los límites del reaseguro que tenía. Esto, por causa de las reclamaciones asociadas al huracán María.

“Como resultado de las pérdidas aumentadas, las reclamaciones del huracán María, subsiguientemente, excedieron la protección de reaseguro que la compañía tenía disponible”, indicó A.M. Best en un reporte divulgado al mercado ayer. En dicho reporte, A.M. Best también removió la clasificación que mantenía para la subsidiaria Real Legacy por la intervención de la OCS.

Mientras completa su revisión, A.M. Best dejó inalterada la clasificación de fortaleza financiera de CSM, en el escalafón “A-” (lo que se considera “excelente”) y en “a-”, la clasificación como emisor de deuda a largo plazo, cosa que el presidente de CSM prefirió destacar.

“La reciente clasificación de A.M. Best, reconoce la magnitud sin precedente de los huracanes Irma y María y la capacidad de (CSM) para enfrentar los riesgos propios de ambos eventos, aún a pesar de los atípicos retos que éstos conllevaron”, indicó el presidente de la aseguradora, Juan A. Lugo.

Sin embargo, el reporte de la casa evaluadora levanta más dudas que certezas en torno al futuro de una de las principales aseguradoras de Puerto Rico.

Esto, porque el informe suscrito por el director de Análisis Crediticio, Brian O’Larte y el director senior, Richard Attanasio, sostiene que en el reporte financiero más reciente de CSM, la aseguradora reportó una baja “significativa”, en el sobrante para los asegurados como resultado del huracán María. Dicha reducción rondaría unos $30 millones, según la casa evaluadora.

El sobrante para asegurados puede describirse como un cojín adicional que poseen las compañías de seguro para pagar reclamaciones. Esto, una vez se agota el reaseguro y las reservas que posea el asegurador, si es el caso.

“El tamaño de las pérdidas catastróficas relativas a las cantidades previamente divulgadas a A.M. Best lleva una incertidumbre adicional en torno a la efectividad del programa de manejo de riesgo de CSM”, reza el reporte.

“Mientras, la compañía tiene un número de iniciativas bajo su consideración para mejorar su capital, la ulterior efectividadde estas iniciativas es incierta”, agregó la casa evaluadora al explicar que su decisión final, dependerá de la revisión a los planes de capitalización que CSM ponga en marcha.

Los retos en CSM tienen repercusiones que trascienden el sector de seguros. Si CSM necesitara levantar capital, ello requeriría que la Asamblea de Socios dé su visto bueno. Los dueños de CSM son, en realidad, varias decenas de cooperativas de ahorro y crédito, un sector que todavía lidia con las pérdidas en los bonos de Puerto Rico sin que se conozca su desenlace y que de paso, se asegura con CSM.

De otra parte, la decisión de A.M. Best de colocar bajo revisión la clasificación de CSM se produce a poco más de una semana de la renuncia de Pedro González Cerrud, quien se desempeñó como oficial financiero de CSM y a quien se le identifica como una de las figuras claves de la aseguradora.

CSM aseguró a El Nuevo Día que el contador público dejó su cargo “por razones familiares”.

“Continuaremos, tal y como lo hemos hecho durante los pasados 55 años en nuestra misión de servirle responsablemente a los miles de puertorriqueños que confían en nuestra estabilidad y solvencia para la protección de sus propiedades”, dijo Lugo.

A los retos particulares de CSM, se suma el colapso de su subsidiaria, Real Legacy.

La caída de Real Legacy

El pasado viernes, la OCS obtuvo una orden de la jueza Rebeca de León en la que designó al abogado Juan A. Moldes Rodríguez como oficial de rehabilitación de Real Legacy.

Ayer, El Nuevo Día acudió a la sede de Real Legacy en el complejo de oficinas Metro Office Park con la expectativa de entrevistarse con Moldes Rodríguez.

El abogado, no obstante, indicó que no estaría disponible ayer, debido a que apenas comienza a familiarizarse con su nueva encomienda y para ello, participaba de varias reuniones en el asegurador que continuarán hoy.

La orden de rehabilitación que convirtió a Moldes Rodríguez en jefe de facto de Real Legacy no requirió ser diligenciada por la Oficina del Aguacil General. Esto, porque según Moldes Rodríguez, la gerencia de Real Legacy y su matriz, CSM, consintieron la intervención regulatoria.

Ayer, la oficina de Prensa de la rama Judicial indicó a este diario que la orden de rehabilitación de Real Legacy no estaba disponible, pues la jueza instruyó que el expediente del caso permanezca confidencial.

En síntesis, luego de pagar unos $814 millones en reclamaciones, Real Legacy excedió sus reaseguros por unos $70 millones.

De acuerdo con A.M. Best, hasta el pasado 30 de junio, el sobrante para los asegurados de Real Legacy, se encontraba en negativo por $42 millones.

“Las pérdidas por los huracanes Irma y María se desarrollaron de manera considerable en la primera mitad de 2018 por aproximadamente $110 millones”, agrega el reporte de A.M. Best.

La insolvencia de Real Legacy se produjo a pesar de que en diciembre del año pasado, CSM le inyectó unos $15 millones.

Además, en marzo pasado, la OCS aprobó una medida de salvataje a Real Legacy como también aprobó otras a firmas como Mapfre y QBE Seguros.

Específicamente, la OCS autorizó a Real Legacy a utilizar unos $19 millones de su reserva no catastrófica, movida que tampoco frenó la caída de la cuarta aseguradora de propiedad y contingencia de Puerto Rico.

Duda crediticia

La insolvencia de Real Legacy produjo sorpresa para algunos en el sector financiero de la isla e incluso, para clientes de la aseguradora. Esto, porque solo hace nueve meses, A.M. Best había mantenido clasificaciones de “excelencia” para Real Legacy.

Entonces, A.M. Best consideraba que los niveles de riesgo y capital de Real Legacy eran “excelentes”, que la compañía era rentable y que se beneficiaba de su relación con CSM.

El Nuevo Día preguntó a la casa evaluadora cómo podía explicarse que un asegurador con clasificación de excelencia terminara en insolvencia. A ello, la casa evaluadora respondió que las clasificaciones se otorgan partiendo de la información financiera divulgada al momento del análisis.

Traspiés antes de María

No obstante, la información financiera de Real Legacy apunta a que la aseguradora tenía dolencias previas al huracán María.

Entre otras cosas, A.M. Best reiteró en diciembre del año pasado, el riesgo de concentración geográfica que supone asegurar activos en Puerto Rico y las Islas Vírgenes, una zona propensa a eventos climáticos severos.

Una mirada a los números de Real Legacy y que A.M. Best utilizó para pasar juicio del asegurador, denota que antes del 2017, el sobrante para asegurados de Real Legacy se contrajo por cinco años consecutivos.

En los años 2015 y 2016, Real Legacy perdió $6 millones y $5.4 millones, respectivamente. El año pasado, las pérdidas netas se calcularon en $2.6 millones, según datos de la OCS.

En realidad, desde octubre del 2015, A.M. Best mantuvo en “negativa”, la perspectiva de Real Legacy, pero nunca hizo cambios a sus clasificaciones, hasta ahora.

Lo alentador

“Ciertamente, esto no es una noticia agradable. Es un signo de lo fuerte que fue el siniestro que representó el huracán María”, dijo a este diario, la directora ejecutiva de la Asociación de Compañías de Seguro (Acodese), Iraelia Pernas.

Pernas indicó que el organismo que representa a buena parte del sector de seguros en la isla, da toda la deferencia a la OCS.

“Si los aseguradores tienen deficiencias para poder responder, hay que apretar el botón para hacer buena la promesa que representa el seguro”, dijo Pernas al tiempo que subrayóque el proceso en Real Legacy no supone unaliquidación o cierre del asegurador.

Pernas describió a Moldes Rodríguez como “una persona sumamente capaz, conocedora de seguros y una persona seria”.

“Él (Moldes Rodríguez) tiene la misión de ver si el paciente se puede salvar o no”, dijo Pernas al explicar que la rehabilitación y la liquidación de un asegurador son cosas distintas.

La ejecutiva explicó que si produjera un evento de liquidación, tocaría a la Asociación de Garantías de Seguros Misceláneas responder por las reclamaciones que no pague Real Legacy. En ese caso, se obligaría a una derrama entre los demás aseguradores, lo que a su vez, rebotaría en los consumidores por la vía de primas más altas.

“Esa es la avenida que se quiere evitar. Veremos a ver cómo transcurre el proceso”, indicó Pernas.

Si bien Real Legacy es la primera aseguradora intervenida por el regulador tras el huracán María, los datos de la OCS apuntan a que el sector de seguros comienza a transformarse. A junio pasado, en el agregado, las aseguradoras de propiedad y contingencia perdían unos $24.7 millones y los niveles de capital y sobrante se ubicaban en su punto más bajo en cinco años.


💬Ver 0 comentarios