(horizontal-x3)
Desde la izquierda, Jolliam Berríos, María "Milly" Rivera, Luis Álvarez y Alfredo Del Valle, frente a El Guayabo, uno de los negocios rehabilitados en la iniciativa Tu Estrella Vive. (Suministrada)

“O te sientas a llorar o sacas la manguera y vamos a limpiar”. Esta fue la actitud que asumió la comerciante María Pérez, mejor conocida como Milly Guayabo, cuando vio los destrozos que dejó el tocayo huracán hace ya tres meses.

En su negocio familiar El Guayabo, establecido hace 35 años en el casco urbano de Guaynabo, el techo se desprendió en el área del salón comedor y de la cocina.

Pero Rivera contó a Negocios que estaba decidida a retomar operaciones cuanto antes, sabiendo que su clientela –acostumbrada a picar, almorzar, cenar y darse la cerveza fría en su local– iba a necesitar algo de normalidad para continuar adelante.

“Vamos a seguir. Hay que dar el servicio”, contó que se repetía para sus adentros.

Mientras reacondicionaba el lugar y hacía otras gestiones como tapar provisionalmente parte del techo, una de las primeras visitas que recibió fue la de Carlos de la Paz, su vendedor de Méndez & Co.

“Vio que esto parecía un colador”, recordó Rivera sobre la reacción del vendedor que por mucho tiempo le ha entregado cervezas y licores.

En el momento De la Paz no dijo nada, pero poco después, Rivera recibió una noticia que la llenó de alivio.

Heineken y la distribuidora Méndez & Co. incluyeron a El Guayabo en su iniciativa de rehabilitación de negocios y comunidades bautizado Tu Estrella Vive.

Esto implicó que Rivera se pudo continuar concentrando en los malabares de conseguir hielo, alimentos y combustible para la planta eléctrica que le prestaron.

Mientras, el programa de rehabilitación, junto con los socios Madeco, Fundación Buena Vibra y Connect Relief, se encargó de retechar su negocio.

Con clientes ya de tercera generación, Rivera celebró que volver a operar a capacidad en su cocina fue un alivio para servir a las familias que trabajan en el área metropolitana y estuvieron semanas viniendo a comer a su negocio a diario, porque en sus pueblos los supermercados estaban vacíos y de todas formas carecían de servicios básicos en sus hogares para cocinarse algo.

Como El Guayabo, 500 negocios se han beneficiado de Tu Estrella Vive en una o más formas, informó Alfredo del Valle, director de exportaciones de Heineken. Esto ha incluido entrega gratuita de producto, sombrillas, limpieza de escombros, reacondicionamiento de áreas verdes y reconstrucción.

El azote de María llegó se dio cuando la compañía ya tenía activado un programa de ayuda de emergencia desde Puerto Rico a otras islas del Caribe que sufrieron el embate directo del huracán Irma. De modo que, cuando tocó el turno a los puertorriqueños dos semanas después, “la ayuda fue automática” y fluyó desde los niveles más altos de la empresa, destacó Del Valle.

Por su parte, Luis Álvarez, vicepresidente de división de licores de Méndez & Co., compañía con 105 años de establecida, explicó que, tal como se dio en El Guayabo, “ese primer contacto con los clientes vino a través de los vendedores, que los conocen de muchos años”.

El ejecutivo informó que muchos de los integrantes de su fuerza de ventas comenzaron a recorrer sus rutas tan pronto como el viernes, a 48 horas de María, para constatar cómo estaban los negocios.

A menudo, regresaban conmocionados con lo que veían no solo por las pérdidas materiales, sino también por la relación de años con esos comerciantes.

“Se creó un choque emocional de cómo podemos arrancar de nuevo”, reconoció Del Valle.

Doble golpe la ley seca

Para Rivera, la decisión gubernamental de mantener vigente la ley seca por 10 días y algún tipo de toque de queda durante un mes puso una presión adicional sobre los negocios pequeños y sus clientes.

“Fue bien drenante, porque la gente necesitaba un escape”, indicó. Pero además del aspecto sicológico de negarle a sus clientes la cerveza fría que deseaban para despejarse unos minutos de la dura realidad post huracán, los comerciantes como ella enfrentaron la dificultad de que no había negocios abiertos en el horario que necesitaban para reabastecerse.

“Fueron días fuertes que llegaba a mi casa y me sentaba a llorar”, recordó.

Una vez el horario se flexibilizó “ya la gente se pudo tomar en paz una cerveza bien fría como que las cosas comenzaron a fluir mejor”, opinó Rivera.

Música para recalibrar

La marca de Heineken siempre se ha vinculado a la música, particularmente por los eventos de jazz y otros géneros que auspicia.

Además, con el interés de “colaborar también en la reconstrucción emocional”, como lo expresó Álvarez, Tu Estrella Vive agregó a la agenda eventos con música para cerrar ciclos de reconstrucción en diversos puntos de la isla.

“Se trata de traer alegría, celebrar nuestros pequeños logros”, manifestó, a su vez, Del Valle.

Por ejemplo, el 30 de diciembre, Tu Estrella Vive lleva un concierto en terrenos de Vagoneando, en Orocovis, para celebrar que ya han reconstruido varios comercios en este municipio y Morovis, región que llaman “Morocovis”.

A su vez, el proyecto Tu Estrella Vive continuará en el 2018 impactando más municipios para contribuir a que el pueblo pueda regresar a la normalidad, adelantó Jolliam Berríos, gerente senior de Méndez & Co.


💬Ver 0 comentarios