(semisquare-x3)
Javier Rúa Jovet, director de Política Pública de la empresa SunRun. (Ramón “Tonito” Zayas)

Puerto Rico está a un paso de hacer algo histórico en materia de energía y la empresa SunRun está lista para apoyar el proceso, y el deseo de muchos consumidores y negocios de alcanzar la autosuficiencia energética, aseguró el director de Política Pública de esta empresa, Javier Rúa Jovet.

El paso histórico al que se refiere es la aprobación de un marco regulatorio, cuya discusión fue amplia e inclusiva, y que proveerá herramientas para el desarrollo de una nueva realidad energética para los distintos sectores del país.

“El llamado que hacemos como SunRun es que el país sepa lo importante que es el Proyecto del Senado 1121 y lo que significa para Puerto Rico por la forma en que se logró. Mientras más rápido se apruebe, más fácil será para las personas lograr ese sueño de autosuficiencia energética y tener capacidad decisional sobre su sistema energético”, dijo.

El referido proyecto está próximo a aprobarse en ambas cámaras tras lograrse un acuerdo en un comité de conferencia que armonizó las diferencias en los proyectos aprobados por ambos cuerpos. Luego, pasará a la firma del gobernador Ricardo Rosselló.

Rúa Jovet, quién participó junto a otros actores del entorno energético en las discusiones que llevaron a la redacción de la propuesta legislativa, destacó que la medida asegurará impulsar el crecimiento de la generación de energía renovable en la isla a través de la medición neta y el crédito energético.

Explicó que la medición neta se refiere al mecanismo mediante el cual se otorga un crédito al cliente por la energía renovable generada no consumida por un cliente o negocio y que retorna a la red.

“La legislación explica que los proyectos de energía renovable pequeños, que se definen como 25 kilovatios o menos, se benefician de la medición neta automática bajo un principio similar al de la certificación, en que el ingeniero encargado juramenta que se cumple la reglamentación. Eso se documenta, se comunica y se emite el permiso. Establece además que eso tiene que ocurrir en un máximo de 30 días, lo que representa una gran innovación”, explicó.

El otro mecanismo que resaltó son los llamados créditos de energía renovable. Estos los describe como “un instrumento negociable que surge de (X) cantidad de energía renovable producida y (X) cantidad de contaminación evitada y eso tiene un valor económico en unos mercados”.

Apuntó que ese instrumento sólo existía, según la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), a nivel de los contratos a gran escala de energía renovable pero ahora la ley aclara que están disponibles también para las personas.

Ambos instrumentos parten del enfoque que la ley le da al consumidor como “prosumidor”, bajo el principio que está generando y a la vez consumiendo energía.

Reclamo compartido 

El reclamo de esta empresa es compartido por otros sectores.

“Este proyecto redefine el ámbito energético en Puerto Rico por los próximos años y décadas y en medio del proceso tan importante como lo es la revisión del Plan Integrado de Recursos de la AEE debe de ser aprobado inmediatamente”, sostuvo Tomás Torres Placa, director del Instituto de Competitividad y Sostenibilidad Económica (ICSE). “Urge esta redefinición en medio de estos procesos que definen el futuro energético de Puerto Rico por los próximos 20 años”, agregó.

Con esa urgencia coincidió además el economista Vicente Feliciano. “No puedes proceder con la reorganización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y ni con las Alianzas Público Privadas de energía sin antes establecer el marco regulatorio. Si vas a hacer una concesión se necesita que el inversionista sepa qué es lo que va estar recibiendo a cambio, cuáles son las reglas de juego, y el marco regulatorio define esas reglas”, dijo.

La propuesta de SunRun

“El compromiso de SunRun con Puerto Rico es a largo plazo. Este es un mercado natural para la propuesta de energía renovable con almacenaje”, dijo Rúa Jovet.

Eso ocurre, agregó, gracias a la experiencia de un sistema eléctrico débil, que luego fue destruido por el huracán María, y después arreglado más o menos. Lo que permite que la gente pueda comparar y reconocer el valor de autogenerar su energía.

Sobre el producto de la compañía, señaló que se trata de un modelo de arrendamiento que hace asequible la energía fotovoltaica a los consumidores.

Dependiendo del cliente, el alquiler del equipo puede que no requiera de un pronto o que exija uno a costo muy bajo.

Según el portavoz, la mensualidad que a pagar por la renta del equipo podría ser similar o más baja a lo que acostumbra a pagar el consumidor a la AEE.

El arrendador obtiene además una batería para preservar la energía no utilizada, que funciona como una “miniplanta eléctrica”.

Dijo que el sistema fotovoltaico se diseña a base del consumo total del cliente. La garantía y el mantenimiento son responsabilidad de SunRun mientras dure el contrato, que podría ser de hasta 25 años.


💬Ver 0 comentarios