(semisquare-x3)
Las cosechas deben tener seis meses para poder ser aseguradas. (GFR Media)

La entrada de nuevos agricultores jóvenes combinada con la reciente experiencia de los huracanes Irma y María está generando un marcado incremento en la compra de seguros agrícolas por parte de estos empresarios a medida que se acerca la fecha límite para su suscripción.

Las compras de seguros registradas hasta el momento han permitido a la Corporación de Seguros Agrícolas (CSA) recobrar los números que perdió con la salida de agricultores que lo perdieron todo con el huracán o que se retiraron de sus labores tras el mismo.

“Luego del huracán perdimos cerca de un 10% de los agricultores que no tenían nada para asegurar porque lo habían perdido todo y otro 9% que simplemente abandonaron la finca. Hemos tenido un aumento de agricultores nuevos. Hemos recuperado mucho de ese 20% que habíamos reducido después de María”, informó a Negocios, Javier Lugo Rullán,  director ejecutivo de dicha corporación.

Calificó de “muy exitoso” el proceso de suscripción por la cantidad de seguros adquiridos, sobre 4,000 hasta el momento, y lo atribuyó a “la responsabilidad que han tomado nuestros agricultores en asegurarse de una mejor manera y aprovechar los incentivos que les ofrece el Departamento de Agricultura”.

El periodo de venta de estos seguros para el grueso de los agricultores comenzó el pasado mes de abril acompañado de un incentivo de 40% que otorgó el Departamento de Agricultura a los agro empresarios para ayudarles en su adquisición.

Ese incentivo se redujo a 30% en este mes de mayo, por lo que los que se aseguren antes de la fecha límite para la compra de estos seguros, que es el próximo 30 de mayo, podrán disfrutar también del mismo, se indicó. Los productores de hortalizas son los únicos que pueden adquirirlo a través de todo el año.

Lugo Rullán resaltó además que este año los seguros tienen una mayor compensación, producto también de la lección aprendida de los huracanes.

Ese aumento en compensaciones se dirigió principalmente a las siembras de café, plátanos y guineos. “En el caso del café nosotros pagábamos $180 por quintal y ahora vamos a pagar $225. Lo mismo con los plátanos que ahora vamos a pagar $5.50 por planta cuando antes se pagaban $4.50”, indicó.

Indicó, por otra parte, que ese incremento en compensación conllevó una pequeña alza en la prima, de apenas entre un 2% a un 3%.

Otro importante cambio este año es la reducción en la edad de las siembras de café para ayudar a los agricultores que se están recuperando. “Antes, para poder asegurar el café, la cosecha tenía que tener un año de edad, ahora son seis meses para darle una ventaja a ese agricultor que está sembrando nuevo todo lo que se destruyó en el huracán”, dijo.

También hubo una reducción en el cuerdaje que se requería para el seguro. Este se redujo de una cuerda a solo media cuerda y esto aplica a todos los cultivos.

El secretario de Agricultura, Carlos Flores, también celebró el éxito del proceso y afirmó que “en el mes de abril comenzó por encima de las ventas de años anteriores, los agricultores están respondiendo”.

Recordó que, tras los huracanes, los agricultores tiene una motivación adicional para acogerse al seguro ya que recibieron dinero tanto de agencias estatales como federales para la recuperación de su finca “y  todos esos programas le obligan a tener seguro”.


💬Ver 0 comentarios