Nardone ha invertido casi $1.5 millones en lo que espera sea solo el primero de sus talleres Autofix en Puerto Rico. (Suministrada)

Después de casi tres décadas en la industria del mantenimiento y la reparación de automóviles personales en Puerto Rico, Ibrahim “Paco” Nardone pone la mira en las flotas de vehículos comerciales para expandir su taller de mecánica liviana Autofix en el municipio de Dorado.

Con una inversión de $50,000, adicional a los $1.5 millones que ha gastado Nardone desde 2012 cuando inició su negocio, el empresario espera duplicar el volumen de sus clientes comerciales, entre los que ya se encuentran Pollo Tropical, Krispy Kreme y Baskin Robbins, para llegar a un total de 24 antes antes de 2020.

“Empezamos a buscar flotas hace seis meses. Si voy guiando por la calle y veo cualquier vehículo con un sello de esos que dicen ‘si este vehículo es conducido negligentemente, llama a este número’, pues yo llamo. Ahí usualmente me dirigen al manejador de la flota y, hasta ahora, todos los que se han sentado a hablar con nosotros, frente a frente, son nuestros clientes”, dijo Nardone.

Entre sus planes está la compra de otro vehículo de servicio y la contratación de cuatro nuevos empleados completamente dedicados a las flotas comerciales, que promedian 60 vehículos cada una.

“Hay flotas que las están llevando a diferentes sitios que no les están dando el trato que ellos se merecen”, comentó el empresario puertorriqueño, cuyo negocio ubica en Doramar Plaza.

Autofix también pretende añadir servicios como el enderezamiento y pulido de aros, un servicio “premium” que sus clientes le han pedido.

Después de gastarse $75,000 en un carro, ninguno de mis clientes quiere andar por ahí con aros doblados o pelados. Son cientos de clientes los que yo refiero a otros sitios para servicios como ese. Así es que yo me gano los clientes de por vida, si no lo arreglo yo, conozco a alguien que sí. Ahora tengo la oportunidad de ofrecer algunos de esos servicios aquí mismo”, añadió Nardone, quien, en noviembre, se dirige a la convención más grande de la industria automotriz, SEMA, a comprar el equipo que necesita para esta hazaña.

Estas dos movidas son parte de su estrategia para diversificar sus ingresos y convertirse en un híbrido entre el taller de mecánica pequeño, que ofrece servicios personalizados, y las grandes cadenas de servicio automotriz, que atienden un volumen mayor de autos.

Tenemos dos estaciones para cambio de aceite y filtro, cuatro para mecánica liviana y una estación de alineación de gomas que también podemos usar para mecánica. Tenemos un buen flujo de clientes, pero aun así estamos operando a casi al 50% de nuestra capacidad. Estamos trayendo nuevas herramientas para brindar más servicios a nuestros clientes y también vamos a agarrar ese mercado comercial en Puerto Rico”, sentenció Nardone, quien ahora intenta atraer a las flotas de las farmacéuticas establecidas en el norte de la isla.

Aunque está enfocado en expandir su negocio en Dorado, Nardone no descarta establecer otros centros de servicio Autofix en los municipios de Bayamón y Guaynabo, dos mercados en los que operó por casi veinte años antes de vender su primera cadena de talleres en Puerto Rico, Mr. Quick’s.


💬Ver 0 comentarios