Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Elizabeth Plaza, fundadora del Capítulo Mujer Industrial de la Asociación de Industriales de Puerto Rico, comparte con Esther Cintrón, directora senior de Medtronic, quién fungió como moderadora. (Archivo / GFR Media)

El hecho comprobado de que la participación de la mujer en el mundo laboral y empresarial, principalmente cuando ocupan posiciones de liderato, resulta en mayor competitividad y mejores rendimientos para las empresas, fue tema central de un ilustrativo foro recién celebrado por el Capítulo Mujer Industrial de la Asociación de Industriales de Puerto Rico.

En la actividad se evidenció el avance logrado por la mujer en posiciones de dirección en las empresas multinacionales, así como la existencia, en estas compañías, de exitosas políticas y prácticas dirigidas a la inclusión y el avance profesional de las féminas.

“Mujeres en Posiciones de Liderazgo en Empresas Multinacionales, Promoviendo Mujeres Líderes, Mejorando el Desempeño del Negocio”, fue el título del evento que tuvo como sede la instalación de Medtronic en Juncos.

Estuvieron representadas en las distintas exposiciones las empresas Medtronic, Boston Scientific, Abbvie, Romark y Stryker y los temas fueron: las áreas de desarrollo profesional de la mujer, las mentorías en el empleo y el balance entre vida y trabajo.

“El que las mujeres no puedan estar disponibles en el mercado laboral nos quita competitividad. En la medida que nosotros podamos ayudar a que más mujeres se hagan disponibles en la forma que quieran: empresarias, intraempresarias, o con el contrato que quieran en el mercado laboral, en esa medida Puerto Rico va a ser más competitivo”, afirmó el presidente de los industriales, Rodrigo Masses, al abrir el evento.

Datos ofrecidos por la presidenta del Capítulo, Elizabeth Plaza, indican que la participación de la mujer en la fuerza laboral de Puerto Rico aumentó de un 31% en el 1970 a un 42% en el 2015. La más reciente estadística del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, a enero de 2017, fija esa proporción en un 43%. Su tasa de participación laboral fue de 32.8%.

Plaza destacó, por otra parte, que la proporción de mujeres que ocupan el cargo más alto en 400 empresas encuestadas en Puerto Rico es un 7%.

El WNM de Medtronic

La red de mujeres de Medtronic (Women Network Medtronic) fue uno de los ejemplos de prácticas exitosas que se presentaron. Vanessa Colón, directora de Recursos Humanos en la planta de Villalba, explicó que la entidad está activa en todas las plantas de la compañía y tiene como misión “atraer, desarrollar, retener y acelerar el avance de la mujer en la empresa”.

“Tenemos 8,500 miembros y formamos 79 ‘hubs’ (núcleos), presentes en 32 países en el mundo”, dijo.

Resaltó, por otro lado, que “tenemos unas diferencias y las diferencias se aprecian. Cada uno de los ‘hubs’ debe trabajar con lo que cada país representa como oportunidad de desarrollo y diferencias de aprendizaje”.

Informó que el principal oficial ejecutivo de la empresa (Omar Ishrak) estableció como meta que para el año 2020, el 40% de las posiciones de liderato estén en manos de mujeres.

El vicepresidente para Puerto Rico, Félix Negrón, informó que más del 43% de los empleados aquí son mujeres y estas tienen además el 34% de las posiciones directivas.

Políticas y prácticas

Durante el foro se presentaron otros ejemplos de políticas para la promoción del avance profesional de la mujer.

“Es bien gratificante ver que la industria se está moviendo hacia eso, porque se está dando cuenta que la diversidad sí añade valor, aporta a la innovación y al resultado en los negocios”, sostuvo Iliette Frontera, que presentó algunos de los programas de la empresa Boston Scientific.

En ello coincidió Alexandra Breban, que presentó el programa de la empresa Abbvie.

En el tema de balance entre trabajo y la familia hubo consenso de que “no estamos hablando de balances, estamos hablando de integración”.

El trabajo, sostuvo Soraya Alsina, también de Medtronic, “es parte de la vida, y nosotras como mujeres profesionales escogimos también desarrollar ese elemento que tiene que ver con nuestra vida profesional”.

“Todo tiene que manejarse con expectativas claras, tanto en el hogar como en el trabajo”, agregó Denise Alicea,de Stryker.

La posibilidad de abrir espacios para acomodar las necesidades de la mujer y de las parejas también se abordó. “Como empresas, tenemos la responsabilidad bien grande de que, en la medida que sea posible, empezar a abrir esos espacios para ver en qué funciones o en qué momentos podemos crear esa flexibilidad”, sostuvo Alsina.

“Depende de la organización. En la manufactura es bastante retante. Con las perspectivas claras se pueden hacer esos ajustes, pero esas conversaciones hay que tenerlas”, afirmó por su parte Alicea.


💬Ver 0 comentarios