Al centro, Liza Maldonado, gerente general de Avon en Puerto Rico junto a Kryzzia Súarez (izquierda) y Kriss Rivera (derecha). (horizontal-x3)
Al centro, Liza Maldonado, gerente general de Avon en Puerto Rico junto a Kryzzia Súarez (izquierda) y Kriss Rivera (derecha). (Teresa Canino)

Con 63 años de historia en Puerto Rico, la marca de belleza Avon ha formado parte de la vida de miles de mujeres en la Isla que se han valido del modelo de negocio de venta directa que ofrece la empresa, para complementar o llevar el sustento económico que necesitan para administrar sus hogares.

Desde que la empresa se fundó hace 130 años en Estados Unidos, se creó con el propósito de ofrecerle a las mujeres la oportunidad de independizarse y de aportar a sus familias, afirmó Liza Maldonado, gerente general de Avon para Puerto Rico y el Caribe. Un principio que, según dijo, sigue siendo el pilar que mueve a la compañía aún en estos días.

“Este modelo continúa siendo la base de nuestro negocio. Se trata de ofrecerle una oportunidad de trabajo a las personas que quieren tener control de su vida, tanto financiera como profesionalmente”, sostuvo Maldonado.

Avon se ha conocido principalmente por vender productos de maquillaje y artículos del hogar. Sin embargo, la variedad de artículos a disposición de los clientes hoy incluyen joyería, zapatos y hasta prendas de vestir.

Sin embargo, la Avon que opera en Puerto Rico en la actualidad no es la misma que estuvo presente en la isla por los pasados 62 años. Hace un año, la operación de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico fue adquirida por la firma de capital privado Cerbeus Capital Management por $605 millones, lo que dio paso a la creación de la nueva empresa Avon North America. El resto de las operaciones pertenecen a Avon Products. La empresa opera en 130 países en total.

Invierten localmente

La gerente general explicó que ahora, al ser un grupo mucho más pequeño, hay un enfoque mucho mayor en Puerto Rico. “Ahora estamos pudiendo hacer las cosas a la medida para nuestro público y también contamos con un presupuesto disponible para invertir aquí”, abundó la gerente. “Esa realidad no era antes posible. Antes éramos uno más y no teníamos relevancia alguna”, añadió.

La portavoz indicó que a raíz de estos cambios, la oficina local permitió poder lanzar la primera campaña local producida en la isla, “Boss Life”, que aunque sigue la línea de los esfuerzos publicitarios a nivel de Estados Unidos, se adaptó acá utilizando a las representantes de ventas de Avon en la Isla, con la motivación de atemperarla a la cultura local.

Para este año, la empresa tiene un presupuesto de aproximadamente $1 millón para la publicidad y promoción de la marca en la Isla con la meta de allegar más representantes y líderes de ventas a su negocio. Asimismo esperan poder darse a conocer a más consumidores para vender sus productos.

La meta es incrementar en al menos un 10% la cantidad de representantes de ventas que tiene la marca en la isla actualmente, cantidad que Maldonado no pudo precisar debido a políticas de la empresa.

No obstante, la ejecutiva reconoció que el modelo de venta directa en el que se ha apoyado Avon por los últimos siete años ha sufrido un impacto, debido a la merma en población y a la condición económica del país. La portavoz admitió que la migración de puertorriqueños hacia Estados Unidos ha tenido un impacto significativo en su negocio, minando la cantidad de representantes de ventas que solían tener. A pesar de ello, reconoció que por la naturaleza del negocio, entiende que se trata de un modelo que precisamente en momentos como éstos puede servir de gran ayuda para cualquier persona que necesite o quiera aumentar sus ingresos económicos.

“Aunque la belleza es nuestro principal negocio, donde competimos con los grandes como L’Oréal, Maybelline y CoverGirl, la diferencia nuestra es que nosotros vendemos belleza con propósito. No vendemos belleza por vender, con nuestro trabajo nosotros transformamos vidas”, comentó.

“Y es que cada representante que se une a Avon lo hace con un propósito, principalmente para lograr independencia financiera”, añadió.

Este es el caso de Kriss Rivera, líder de representante de ventas de Avon, que se unió a la empresa con la meta de poder generar un ingreso adicional que le permitiera costear los gastos de graduación de su hija. Siendo una “compradora compulsiva de Avon” según se describió, logró identificar en este negocio una oportunidad para combinarlo con su trabajo a tiempo parcial.

“Inicialmente pensé en vender botellas de agua o bizcochitos pero luego me dije: ‘Contra, si yo compro a veces hasta $80 en Avon por campaña, ¿por qué no lo hago para generar ingresos yo?’, y así me inicie”, detalló Rivera, quien actualmente recibe comisión como líder de ventas tras haber logrado reclutar a otras vendedoras bajo ella.

“En lo que va de año ya yo he generado unos $7,000 solo en comisiones”, señaló. Este dinero es adicional a lo que ella vende por cuenta propia.

Según cifras ofrecidas por Maldonado, en promedio, una vendedora como mínimo puede generar unos $200 al mes vendiendo Avon, cuyos catálogos de productos o campañas se renuevan cada dos semanas.

Otra de sus vendedoras Kryzzia Suárez, una joven enfermera de 26 años, dijo que vio en Avon la oportunidad económica para poder pagarse sus estudios y una compañía que valora y se identifica con las causas de la mujer.

Aunque gran parte de la fuerza de ventas de Avon son mujeres, entre un 98%, Maldonado indicó que hay hombres que también se benefician de este modelo de negocio. En cuanto al rango de edades la portavoz explicó que se trata de uno bien amplio que va desde los 20 años hasta los 80 años.

Trabajan para adaptarse

La gerente explicó que la empresa evaluó en su momento, luego de la adquisición por parte de Cerbeus la posibilidad de cambiar el modelo de negocios para hacer disponibles las ventas en línea de sus productos. Sin embargo, desistieron debido a que de esa forma se desviarían de lo que ha sido la esencia de la empresa que son sus representantes de ventas.

“Esto no significa que no estemos trabajando en otros modelos de ventas como parte de la transformación de la empresa como es la posibilidad de ofrecerle a nuestras representantes la oportunidad de que tengan su propia tienda en línea”, señaló.

Para ello se encuentran en el proceso de lanzar una nueva página web que tenga el catálogo de productos de Avon y que le permita al consumidor localizar a la vendedora de la marca más cercana a su área para adquirir los productos. Una iniciativa que esperan esté disponible para la segunda mitad del próximo año.

Ahora mismo Avon sí tiene un sitio web donde los clientes pueden ver la variedad de productos disponibles pero no pueden comprar.

“El mundo ha cambiado hacia el mercado digital y nosotros no nos podíamos quedar atrás. Esto no significa que los catálogos (en papel) dejarán de existir, pero sí que nuestras representantes tendrán las herramientas para poder adaptarse a las exigencias del mercado”, expresó.

Así como esta iniciativa, Maldonado sostuvo que a través de la nueva Avon la empresa ahora tiene la libertad de poder hacer esfuerzos particulares que sean solo para el beneficio del mercado local según lo que funciona aquí.

La compañía, que emplea a 204 personas a tiempo completo, además de atender el mercado de Puerto Rico también trabaja lo que es el Caribe, donde tienen presencia en unas ocho islas en la región.

Anualmente, la empresa de cosméticos dona sobre $100,000 a causas que tienen que ver con ayudas a las mujeres pacientes de cáncer de seno y con las organizaciones que asisten a las víctimas de violencia doméstica. “Hemos identificado ciertos productos de los cuales destinamos el 50% de la venta a apoyar estas causas”, detalló la gerente general.


💬Ver 0 comentarios