Según el informe, los pilotos siguieron todos los protocolos establecidos e hicieron todo lo posible para evitar el desastre (semisquare-x3)
Según el informe, los pilotos siguieron todos los protocolos establecidos e hicieron todo lo posible para evitar el desastre. (AP)

Boeing anunció este jueves que revisará "cuidadosamente" el informe preliminar de las autoridades etíopes sobre el accidente mortal de una de sus naves 737 MAX 8 el pasado 10 de marzo, que apunta a un fallo técnico, y tomará "todas las medidas adicionales necesarias" para garantizar la seguridad de su flota.

Así lo comunicó el principal ejecutivo de su sección de Aviones Comerciales, Kevin McAllister, a la luz de los hallazgos divulgados por el Gobierno de Etiopía, según los cuales la tripulación siguió los procedimientos de seguridad pero no pudo desactivar el software de control automatizado que hizo descender a la aeronave.

En una nota, McAllister reiteró sus condolencias a las familias de las víctimas del siniestro, en el que murieron 157 personas, y agradeció el trabajo del Buró de Investigación de Accidentes (AIB) etíope, ya que "entender las circunstancias que provocaron el accidente es esencial para garantizar la seguridad aérea".

"Revisaremos cuidadosamente el informe preliminar del AIB y tomaremos todos las medidas adicionales necesarias para potenciar la seguridad de nuestros aviones", dijo el ejecutivo de Boeing, cuyos expertos continúan colaborando en esta investigación y tomando "lecciones" del accidente previo del pasado octubre en Indonesia.

Boeing señaló que el informe preliminar del vuelo de Ethiopian Airlines 302 contiene información del registrador de datos, que indica que el aparato recibió una señal errónea del sensor del ángulo de ataque que activó el sistema de control (MCAS) durante el vuelo, "igual que en el caso del vuelo 610 de Lion Air (en Indonesia)".

"Para garantizar que no se vuelva a activar el sistema MCAS por error, Boeing ha desarrollado y tiene previsto realizar una actualización de software para el MCAS, además de un amplio programa de formación para pilotos y de educación complementaria para el 737 MAX", informó la compañía.

El consejero delegado de Boeing, Dennis Muilenburg, subió ayer miércoles en un vuelo de prueba de un avión 737 MAX 7 que incluía la mejora de software del MCAS planeada, e indicó que el sistema "funcionó con seguridad", en un mensaje en su cuenta de Twitter, donde colgó un par de fotos de la demostración.

La firma aeronáutica anunció hace unos días que la actualización de software añade más niveles de protección que evitará que datos erróneos puedan provocar la activación del sistema MCAS, y que las tripulaciones "tendrán siempre la opción de anular el sistema MCAS y controlar el avión de forma manual". 


💬Ver 0 comentarios