Boston Scientific les ofrece a sus empleados una amplia gama de programas de desarrollo profesional para que estos puedan crecer dentro de la empresa. (semisquare-x3)
Boston Scientific les ofrece a sus empleados una amplia gama de programas de desarrollo profesional para que estos puedan crecer dentro de la empresa. (Especial para El Nuevo Día / Jorge Ramírez Portela)

La cultura organizacional de Boston Scientific alienta a sus empleados a aprovechar al máximo las oportunidades de crecimiento existentes con la empresa mientras contribuyen a salvar vidas.

Su operación local, dedicada a la manufactura de dispositivos médicos, fue seleccionada por cuarta ocasión como uno de los Mejores Patronos de Puerto Rico.

Paul Martin, vicepresidente de Operaciones, atribuyó a los fuertes valores corporativos la clave para este reconocimiento.

“Cuando vienes a trabajar y sabes que tienes un impacto en la vida de los pacientes es una historia fenomenal. Te puedes ganar tu dinero, hacer lo que quieres, pero vienes aquí y realmente estás impactando la vida de los pacientes y para mucha gente es una misión profunda”, destacó el ejecutivo.

Por su parte, Milagros González, directora de Recursos Humanos, indicó que el figurar nuevamente como uno de los Mejores Patronos de Puerto Rico “significa que continuamos buscando la manera de asegurarnos de que reconocemos a nuestros empleados con múltiples estrategias, no solo a nivel de recursos humanos, sino [también] a nivel de planta”, comentó la gerencial.

Para Melissa Concepción Pagán, Production Trainer, y quien recientemente cumplió 20 años con la compañía, su habilidad de proyección y manejo del público fueron destrezas que adquirió a través de los numerosos programas de adiestramiento que ofrece la empresa.

“Jamás pensé que pudiera estar con una compañía que pudiera salvarle la vida a alguien”, destacó con emoción.

De acuerdo con la directora de Recursos Humanos, la empresa está constantemente buscando estrategias para mejorar el balance entre vida y trabajo para sus más de 1,000 empleados, plantilla que se duplicó en los pasados dos años. Este año extendieron de ocho a doce las semanas de maternidad con paga; y cuatro días pagos de paternidad. Además, añadieron a su programa de bienestar el área de apoyo emocional. Este ajuste, en particular, se realizó luego de lo que vivieron tras el embate del huracán María.

Precisamente, fue en ese momento posterior que el nivel de compromiso y liderazgo de los empleados se destacó. Según Martin, al día siguiente 50 empleados se presentaron a trabajar, muchos con serias dificultades, pero conscientes de la importancia de su trabajo en la vida del paciente. La empresa retomó labores al cuarto día, algo que Martin atribuyó al compromiso que tienen los empleados con los pacientes.

En cuanto al apoyo que ofreció la empresa a estos durante la emergencia, Martin indicó que además de proveerles equipo y productos de primera necesidad, la compañía estableció un fondo especial de $3.3 millones destinado a los empleados más necesitados para ayudarles con la reconstrucción de sus hogares.

“Estamos emocionados en ver el crecimiento de nuestra operación, pero también el crecimiento de nuestra gente, ya sea que se muevan a otras empresas o se queden aquí, va a ser algo muy bueno para Puerto Rico”, acotó Martin.


💬Ver 0 comentarios