Para Boys & Girls Club, estar nuevamente entre los Mejores Patronos es una afirmación de que todo lo que han hecho por su equipo ha sido para bien. (semisquare-x3)
Para Boys & Girls Club, estar nuevamente entre los Mejores Patronos es una afirmación de que todo lo que han hecho por su equipo ha sido para bien. (Especial para El Nuevo Día / Jorge Ramírez Portela)

La organización sin fines de lucro Boys and Girls Clubs fue reconocida por cuarta ocasión como uno de los Mejores Patronos de Puerto Rico. Esta distinción llega luego de un año descrito por algunos de sus líderes como una “montaña rusa” tras la experiencia que vivió el país con el huracán María.

Para Niulka Quiñones, gerente de Recursos Humanos, recibir esta distinción “representa hacer más visible la situación de los niños y niñas de Puerto Rico”, al referirse a los niveles de pobreza en que vive la mayoría de sus participantes, y que ellos como organización impactan a través de sus servicios en educación, liderazgo y salud.

Tras la emergencia provocada por el ciclón, la institución continuó proveyendo ayudas a las comunidades. Cuatro de sus centros fueron transformados en centros de acopio y otros en refugio.

La tormenta no solo destapó aun más la situación de sus participantes, sino también las necesidades de muchos de sus líderes, cuya labor es vital para el funcionamiento de los centros. Por tanto, la organización llevó a cabo una variedad de acciones para mantener u optimizar el estado anímico y de salud de sus empleados.

Algunos de estos esfuerzos incluyeron servicios sicológicos y servicios generalistas. Además, apoyo o aportación en necesidades básicas como los generadores eléctricos, reparaciones en sus hogares, comidas diarias, servicios de lavado de ropa, congeladores, entre otros. Cabe destacar que no hubo reducción de jornada ni de beneficios ni reducción en la paga de salarios.

De acuerdo con Olga Ramos Carrasquillo, presidenta de la organización, la experiencia del huracán también les permitió repensar sus objetivos e incluso sus esfuerzos de recaudación.

Por su parte, Joan Rivera, gerente de Operaciones, añadió que la emergencia también les dio la oportunidad de añadir servicios con los que anteriormente no contaban, como el ofrecer una comida caliente a sus participantes. Algo que comenzó con la emergencia y que ahora forma parte de su programa diario.


💬Ver 0 comentarios