Carla Fernández, gerente general de Cardinal Health, y Jessika Ossó, directora de Recursos Humanos. (semisquare-x3)
Carla Fernández, gerente general de Cardinal Health, y Jessika Ossó, directora de Recursos Humanos. (Especial para El Nuevo Día / Jorge Ramírez Portela)

Toda persona que entre por las puertas de Cardinal Health y que esté dispuesta a trabajar, a seguir aprendiendo y a “remar” hacia una misma meta, tendrá la oportunidad de escalar posiciones de liderazgo con la empresa sin importar por dónde comience.

Esta fue la experiencia de Yovette Santana, quien hace 20 años comenzó como operador en almacén y hoy es el gerente de Operaciones en el área de Pharma, con la responsabilidad de liderar 163 personas. “Yo tuve la oportunidad de que alguien creyera en mí. De igual manera, quiero que mi grupo de Operaciones haga lo mismo”. Santana aprovechó el beneficio que otorga la empresa de cubrir sus gastos académicos. Éste se fue preparando y su crecimiento profesional fue escalando en la empresa.

Precisamente, José J. Negrón Rivera señaló ser un ejemplo de lo expresado por Santana. “Soy un vivo ejemplo del progreso y de las oportunidades de esta compañía. Mientras trabajaba, estudiaba (Sistemas de Información) y, tan pronto terminé el bachillerato, él (señalando a su compañero Santana) me recomendó y me dieron la oportunidad”, validó el profesional de tecnología, quien lleva 13 años con la empresa, y los últimos seis en el área de Informática, evaluando los nuevos programas de “software”.

“Los líderes son personas que han crecido dentro de la organización y han escalado hasta la posición más alta”, subrayó Nancy Nieves, gerente de la sección de Cadenas de Farmacia. “Eso demuestra que cualquiera que entre por esa puerta tiene la oportunidad de llegar hasta el Olimpo”, añadió la empleada, quien lleva cinco años con la empresa.

Esta describió su experiencia laboral con Cardinal Health como “la mejor”. “Principalmente por los valores, porque nosotros tenemos un negocio que impacta vidas. No es una orden, ni una caja, es vida o muerte. Y eso no lo perdemos de perspectiva”, añadió.

De acuerdo con la gerente general, Carla Fernández, tanto los programas de bienestar del empleado, su seguridad como también las oportunidades de desarrollo profesional son los enfoques principales de la compañía para con su recurso humano. “Ponemos mucho enfoque en el desarrollo de los empleados y que ellos sientan que tienen la oportunidad de crecer”, comentó.

Por su parte, Jessika Ossó, directora de Recursos Humanos, explicó que “nos aseguramos de tener un plan de sucesión a distintos niveles y en la calibración, identificar ese talento de alto potencial para continuar desarrollándolo para que tenga las herramientas que necesita para ser exitoso en ese nuevo rol”.

En cuanto a otros beneficios, la gerencial mencionó, por ejemplo, que este año implementaron una nueva política de paternidad. El padre tiene una semana paga con la llegada de su bebé. Además, se añadió la política de transición al trabajo, tanto para la madre como para el padre. Esta consiste en una licencia, durante la primera semana de regreso al trabajo, donde el nuevo padre/madre trabaja a tiempo parcial mientras cobra a tiempocompleto.

Cardinal Health fue reconocida por sexta ocasión como uno de los Mejores Patronos de Puerto Rico, distinción que sirve de norte a la distribuidora de medicamentos y productos de salud. “Nos deja saber que estamos haciendo las cosas correctas y que estamos siendo efectivos en el compromiso que tenemos con los empleados”, destacó Fernández. “Para nosotros eso es lo más importante porque puedes tener las mejores prácticas y la mejor cultura, pero si no lo pones en acción, y los empleados no sienten que es así, es [como] un cuadro en una pared”, añadió.

“Nos posiciona dentro del mercado como una compañía que no solamente fomenta los valores y oportunidades de empleo, sino que la respuesta de los empleados nos demuestra que en efecto lo que decimos es lo que hacemos”, añadió por su parte Ossó.

Lecciones post María

Según Fernández, el huracán María puso a prueba el plan de contingencia de la empresa, el cual probó ser efectivo. Al día siguiente de la tormenta Cardinal Health estaba en funciones.

“Por lo crítico de los servicios que ofrecemos al país, y porque tocamos a todos los proveedores de salud, teníamos un plan de resiliencia robusto”, indicó.

“La prioridad nuestra era la seguridad de los empleados. No descansamos hasta lograr comunicación con todos y asegurarnos que sus familias se recuperaran pronto”, destacó la ejecutiva. Para ello, la empresa ofreció todo su apoyo corporativo, desde proveerles recursos económicos hasta bienes de primera necesidad para que sus 540 empleados y sus familias pudieran ir normalizando sus vidas.

“Como lección, establecimos que mayo es el mes de la preparación”, añadió Ossó. Durante este mes, los empleados reciben todo tipo de orientación y herramientas educativas para estar listos durante la eventualidad de una tormenta.

La directora de Recursos Humanos enfatizó que la combinación de un plan de prevención y el compromiso de sus empleados permitió pudieran levantarse rápido y cerrar su año fiscal según lo previsto.


💬Ver 0 comentarios