Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La farmacéutica, que según fuentes de este diario emplea unas 500 personas en Puerto Rico, reubicaría su producción al estado de la Florida. (GFR Media)

Teva Pharmaceuticals, la fabricante de genéricos más grande del mundo, se propone reorganizar sus operaciones a nivel global, lo que incluiría el cierre de al menos una de sus instalaciones en la isla.

La decisión dejará a 211 empleados de la planta de Manatí afectados ante el cierre de operaciones, detalló un informante a este diario.

La farmacéutica, que según fuentes de este diario emplea unas 500 personas en Puerto Rico, reubicaría su producción al estado de la Florida, donde ya opera. Esto, como parte de un plan de reorganización que busca ahorrar unos $3,000 millones en gastos en un plazo de dos años.

El plan expone que para el 28 de febrero cerrará el área de manufactura, el 30 de marzo empaque y para mayo se encaminará el cierre total de la planta de Manatí.

En diciembre pasado, Teva informó al mercado que suspendería el pago de dividendos a accionistas y entre las diversas medidas de consolidación que adoptaría, despediría aproximadamente unos 14,000 empleados de su fuerza trabajadora en un plazo de dos años.

El Nuevo Día hizo un pedido de información a Teva, pero no obtuvo respuesta inmediata.

En Puerto Rico, Teva mantiene operaciones en Manatí y Fajardo. Anteriormente, poseía una instalación en Cidra que fue cerrada para el 2006.

La planta de Fajardo continuará operando en la isla, pero con menos personal, informó la fuente.

Se supo que el gobernador Ricardo Rosselló y el secretario de Desarrollo Económico (DDEC), Manuel Laboy, llevan semanas reuniéndose con los altos gerenciales de las multinacionales establecidas en la isla con la expectativa de que estas retengan sus operaciones en Puerto Rico y sean parte de la reconstrucción económica de la isla. Esto, para intentar contener los efectos de la reforma contributiva federal en Puerto Rico.

La decisión de Teva de reorganizar sus operaciones es un ejercicio que lleva algún tiempo y se espera que la semana que viene anuncie el cierre en dos países más de Latinoamérica. 

No obstante, los retos que ha experimentado el sector industrial desde septiembre pasado cuando el huracán María desarticuló las operaciones de transporte y el colapso de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que mantuvo a las manufactureras sin electricidad por meses, así como la reciente aprobación de la reforma contributiva federal, habrían sido factores adicionales que contribuyen a la reducción de las operaciones de la multinacional -con sede principal en Israel- en Puerto Rico.

Duro golpe a la economía de Manatí

Fue el pasado lunes que el alcalde de Manatí, José Sánchez, supo de la posibilidad de que la farmacéutica cerraría sus operaciones. Dijo que un empleado de Teva le alertó a través de una funcionaria del municipio.

“Nos da ganas de llorar, porque es un cantazo fuerte”, soltó en entrevista telefónica, al comentar que conoce a mucho de los trabajadores que serán cesanteados.

De inmediato, explicó que, al enterarse de la noticia el pasado lunes, se comunicó con sus directivos. Pero estos le dieron una cita para hoy a las 2:00 p.m., cuando “ya es muy tarde”.  

Imagen del alcalde de Manatí, José Sánchez. (GFR Media)

En el conclave, que se realizará en el municipio, participará personal de Desarrollo Económico, adelantó.

“Nosotros desconocíamos que este cierre se iba a hacer. Cuando me llegó el comentario busqué una reseña en el periódico que decía que ellos iban a reducir 14,000 trabajadores de todo el mundo. Eso salió a finales de diciembre. Inmediatamente, me comuniqué con ellos”, recordó.

Dijo que, además del impacto del cierre de la farmacéutica, el municipio tendrá que lidiar con el cierre de una de las farmacias Walgreens. Resulta que el local está frente a Teva.

“Cantazo tras cantazo es lo que experimentan los municipios”, acotó.

Sánchez manifestó que la situación se torna más complicada para los ciudadanos, porque estos cierres ocurren tras el devastador paso del huracán María.

Además de un alza en el desempleo, que para agosto de 2017 se encontraba en 11.9%, el alcalde dijo que el municipio pierde $178,806 en patentes.  

Indicó que también perderá el movimiento económico en la zona, por las compras que los empleados de Teva realizan en su municipio.

“Sigue vaciándose nuestro país y la economía va para el piso”, afirmó.

A este panorama, Sánchez le sumó que el 25% de su pueblo continúa sin servicio de energía eléctrica, mientras un 3% no tiene agua potable.

Con todo esto en cuenta, el alcalde dijo que está elaborando un plan de desarrollo económico post María. Este se enfocará en tres pilares: el turismo, la revitalización del casco urbano y la agricultura.

Dijo que la misión es reenfocar la actividad económica de una industrial a una al área de servicio y turismo.

La reportera Karinna Sostre Vicario colaboró con esta historia. 


💬Ver 0 comentarios