Manuel A. Laboy, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio. (GFR Media)

Tras dos años del paso de los huracanes Irma y María, unos 206 comerciantes afectados por estos eventos atmosféricos comienzan a recibir ayuda económica a través de fondos de capitalización del Programa de Desarrollo Laboral (PDL) del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), anunció el secretario Manuel A. Laboy.

En declaraciones escritas, el funcionario indicó que hay comprometidos $926,500 para los 206 comerciantes, de un total de $2.5 millones asignados para impulsar la recuperación de estos negocios. Estos fondos son asignados por el National Dislocated Workers Grant (NDWG) del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos.

Laboy señaló que aún quedan disponibles $1.5 millones aproximadamente. Para orientar a los comerciantes afectados, el personal de la oficina de PDL del DDEC está disponible para atender a los interesados en solicitar la ayuda en las oficinas de la Compañía de Fomento Industrial en la avenida Roosevelt, de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 4:30 p.m.

El anuncio sobre la disponibilidad de estos Fondos de Capitalización comenzó en diciembre del pasado año y constó de varias visitas a municipios para promover esta ayuda y talleres para crear negocios con mayor resistencia ante el embate de un fenómeno atmosférico.

La directora del Programa de Desarrollo Laboral del DDEC, Natasha Vazqueztell Cordero, explicó que, como parte del proceso para el desembolso, los pequeños comerciantes cuyas solicitudes al Fondo de Capitalización de Negocios ya fueron aprobadas, tienen que participar de talleres para la creación de un Plan de Contingencia de Continuidad de Operaciones.

También habrá una mesa redonda para capacitar a los comerciantes sobre los servicios y ofrecimientos de entidades gubernamentales, y sin fines de lucro, que dan asistencia a empresas antes, durante y después de una emergencia.

Los pequeños comerciantes que cualifican podrán obtener hasta un máximo de $5,000 para reiniciar o reparar daños que hayan sufrido sus negocios. Pueden ser utilizados para la compra de equipo y maquinaria, así como para gastos operacionales.  Los fondos no pueden ser utilizados para pagar salarios, préstamos ni obras de construcción. Para ser elegibles, los negocios tienen que tener 25 empleados o menos, $3,000,000 en ingresos o menos al año y tenían que estar operando al paso de los huracanes, así como poder evidenciar los daños sufridos por estos, así como que no han recibido compensaciones de sus aseguradoras o FEMA, por esos mismos daños, entre otros requisitos”, precisó Vazqueztell Cordero.


💬Ver 0 comentarios