Arriba, los hermanos Joel y Javier Pierluisi Cordero, propietarios de Stuffed Avocado Shop. Abajo, el local. (horizontal-x3)
Arriba, los hermanos Joel y Javier Pierluisi Cordero, propietarios de Stuffed Avocado Shop. Abajo, el local. (Wanda Liz Vega Dávila)

En estos días operar un negocio es un reto; pero ello no ha sido impedimento para que muchos jóvenes profesionales se reinventen y lancen sus propias empresas, algunas de ellas con un toque innovador.

Ese es el caso de los hermanos Javier y Joel Pierluisi Cordero, dueños del nuevo Stuffed Avocado Shop, un pequeño restaurante en la calle San Francisco en el Viejo San Juan, cuyo producto estrella es el aguacate. La idea surgió hace dos años, contó Joel, quien es dueño también, junto a su novia Ashley Cervantes, del restaurante La Mala Vida en el casco antiguo de la ciudad.

“Los americanos iban a La Mala Vida a pedir aguacates. Hay una tendencia a consumir platos con aguacate y también con piñas. Lo pedían tanto que pensé que sería bueno crear un negocio basado en ese fruto”, comentó. Lo conversó con Javier, y de inmediato, empezaron a darle forma al concepto.

Javier es arquitecto y ejerció su profesión en una firma local por más de 12 años, pero con la caída de la construcción comenzó a ofrecer asesoría en fotografía arquitectónica a cadenas hoteleras, cruceros y agencias de producción en EE.UU.

“Hace dos años me quité de la arquitectura. Ahí a Joel se le ocurrió lo del negocio de aguacates, me gustó la idea y dije: ‘si me voy a reinventar, lo voy a hacer completo’”, expresó Javier, quien se hizo cargo del diseño y de la renovación del local.

La inversión en Stuffed sumó $150,000 y el local de 720 pies cuadrados genera 12 empleos directos. Acomoda a 27 personas y opera los siete días de la semana, de 11:00 a.m. a 6:00 p.m.

Idea innovadora 

Los hermanos explicaron que es un concepto rápido, donde el “producto estrella” es el aguacate, el cual está presente en todas las opciones del menú. El mismo se sirve en un “bowl”, y el cliente escoge añadirle una base -que puede ser arroz blanco, mamposteao o ensalada-, proteínas -hay tres opciones calientes y dos frías-, y “toppings”, de entre 15 alternativas distintas.

Hay también platos diseñados por la chef Estefanía Cervantes, unos seis en total, incluyendo uno para veganos. Tienen jugos, refrescos y aguas saborizadas; y eventualmente, añadirán cervezas artesanales locales, ya que quieren apoyar a otras empresas del patio.

Aunque reciben gran cantidad de turistas, la mayoría de los clientes son locales, lo que les complace mucho. Esto, porque “si el público local te apoya, puedes tener buen negocio todo el año”, expresó el arquitecto.

“Stuffed es una buena opción para los que trabajan en Viejo San Juan, el servicio es rápido, el producto es de calidad, fresco y se prepara al momento. Se puede ordenar para llevar, y desde finales de agosto los clientes podrán pedir y pagar a través del app del restaurante”, manifestó Joel, quien le ve gran potencial al negocio.

Para él, este es su tercer negocio en Viejo San Juan, pues su novia y él son dueños también de la tienda Collective Request. Tiene, además, otrolocal en Guaynabo y una tienda virtual.

Estudió Administración de Empresas, pero su afición desde joven es la música. Fue baterista de Daddy Yankee, Zion y Lennox y de Vico C. Estuvo cinco años viajando con Wisin y Yandel, hizo el tour de Rones de Puerto Rico por Estados Unidos y participa como DJ en eventos privados.

Aunque ambos podrían trabajar fuera del país, decidieron quedarse y emprender sus propios negocios.

Lecciones compartidas

Los hermanos aconsejan a otros jóvenes que quieran montar sus negocios a que sean persistentes ante los obstáculos que les pone el gobierno, “hay jóvenes con ideas bien ‘cool’ que se han quitado”, lamentó Joel.

Además, que no tengan miedo a emprender, “a mí me costó dar el paso, salir de una empresa en la que pensaba que estaría toda la vida. Pero me tiré y el cambio ha sido bueno”, expresó Javier.

Eso sí, advirtieron que hay que tener el empuje para trabajar duro, mucho más fuerte que como empleado. De cara al futuro, aspiran a convertir a Stuffed en una cadena de restaurantes con presencia en la isla y EE.UU, y no descartan convertirla en franquicia.


💬Ver 0 comentarios