(semisquare-x3)
HiveCube fue lanzada en conjunto con el Fideicomiso y Parallel18. En la foto, sus creadoras, Carla Gautier y María Velasco, junto a Sebastián Vidal, director ejecutivo de Parallel18. (suministrada)

Un nuevo modelo de vivienda modular, de bajo costo y resistente a huracanes, está ya en el mercado en un modelo básico, pero con opciones para diseños de mayor tamaño y diferentes necesidades.

El HiveCube es un proyecto de dos jóvenes emprendedoras puertorriqueñas, María Gabriela Velasco y Carla Gautier, acogido y apoyado por la aceleradora de startups Parallel18, adscrita al Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico.

Se trata de sólidas viviendas que utilizan contenedores de envío como estructura base, lo cual permite su construcción en poco tiempo, cumplir con los códigos necesarios y su ubicación en distintas áreas de la isla. Son diseñadas y construidas aquí.

“Esta idea nace luego del huracán María. Tras unas discusiones y unas conversaciones nos damos cuenta de que el 55% de las casas en Puerto Rico están construidas informalmente por muchos factores, y que si vuelve a pasar un huracán como María otra catástrofe como la que pasó puede repetirse”, explicó Velasco al hablar sobre los orígenes del proyecto.

“Decidimos traer una opción que sea accesible a la mayoría del pueblo puertorriqueño, que cumpla con los códigos y que pueda ser resistente a huracanes y de ahí nace HiveCube”, expresó.

Gautier es la arquitecta y diseñadora del modelo y señala que la idea nace de un concepto que se está utilizando comúnmente en Europa y Suramérica. Tiene raíz además en su experiencia de laborar con FEMA en Puerto Rico.

“Trabajando con Fema me doy cuenta de la gravedad del problema. Lo que estamos haciendo es reciclando y reusando los contenedores de envío, que en estos momentos hay sobre 11 millones de contenedores en América que no se están utilizando. Eso ocurre porque cuesta mucho más caro reenviarlos a China, que es donde se fabrican, por lo que luego de la garantía que da el fabricante las compañías de transportación marítima los decomisan”.

Asegura que los contenedores son una estructura en acero estructural y una pieza completa lo que lo hace tan resistente. “Lo que hacemos es que cortamos las piezas para las ventanas y estas partes se refuerzan para asegurarnos de no perder calidad estructural, y se convierte en una casa”.

El costo del modelo básico comienza en $39,000 y eso incluye dos cuartos, un baño y los gabinetes de la cocina. Las paredes del contenedor están insuladas para aislar el calor con un material específico para cumplir con el código y revestidas con paneles decorativos. Las ventanas son de cristal pero resistentes a huracanes, suplidas por una empresa local.

En los diseños se trabaja con opciones de muebles de cuarto, hechos para el espacio, y con la opción de que la vivienda sea totalmente autosustentable de energía y de tratamiento de agua.

Las empresarias están en conversaciones con la banca local para obtener financiamiento para estas viviendas. “Probablemente la semana próxima estamos sacando la información del financiamiento con la banca privada”, adelantó Velasco.

La empresa está también en contacto con distintos grupos en varios municipios que interesan adquirir las unidades para suplir la necesidad de personas que perdieron sus hogares.

“Estamos orgullosos de lo que han logrado: pasar de esa idea y de esa maqueta 3D al mercado. Tienen órdenes de compra, la gente los busca, quieren tener los HiveCubes en comunidades de apoyo social, en vivienda social y eso es un tremendo logro”, expresó el director ejecutivo de Parallel18, Sebastián Vidal.


💬Ver 0 comentarios