Más allá reformar los diseños de sus restaurantes, McDonald’s ha eliminado el “foam” de sus envases, limitado los sorbetos y recicla el aceite que utiliza y lo convierte en biodiesel. (Shutterstock)

La sostenibilidad y la protección del ambiente se incluyen cada vez más entre las prioridades de las empresas en Puerto Rico, en respuesta al creciente reclamo por una mayor responsabilidad social de los propios consumidores.

Aunque sigue siendo todavía una gestión es propulsada mayormente por las multinacionales, que implantan aquí las políticas de sus empresas matrices, ya se empieza a ver un movimiento de empresas locales en esa dirección.

Las iniciativas son diversas. Sin embargo, domina el ahorro de agua y energía; el reciclaje de cartones y plásticos; la reducción o eliminación del uso de empaques; las campañas públicas de limpieza de playas y ríos; así como la construcción de estructuras amigables al ambiente.

Carl Soderberg, exdirector de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, en inglés) y director de la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (AIDIS), opinó que localmente todavía hay “desconocimiento total” de las metas del desarrollo sostenido impuestas por la Organización de las Naciones Unidas. “En la AIDIS estamos tratando de crear conciencia en la sociedad puertorriqueña. Lo que he visto es que son las multinacionales las que están conscientes de estas metas y están desarrollando planes para cumplir con ellas”, dijo.

En ese sentido, agregó, que estas empresas se convierten en “pioneras en Puerto Rico” en el desarrollo sostenible.

Resaltó que en lo que respecta a la conservación de agua, el sector industrial de Puerto Rico es el que más está reciclando. “He visitado muchas de estas instalaciones y una de las metas es aprovechar el agua. Han logrado tasas de reciclaje de 60% a 80%, cuando nosotros como jurisdicción no pasamos del 11%. Eso es bien alentador, porque lo que nos están diciendo es que dentro del contexto puertorriqueño se puede”.

Geannette Siberón, presidenta del Comité de Ambiente de la Asociación de Industriales (AIPR), señaló que esa entidad creó una plataforma para que los industriales compartan las mejores prácticas e identifiquen oportunidades para proteger el ambiente.

“Hay compañías locales grandes que están trabajando, pero hay otras pequeñas y medianas que todavía no hemos logrado que participen en esas iniciativas. Estamos tratando de llevarle el mensaje, ya sea para disposición de desperdicios sólidos, la economía de agua u otras”, dijo.

Empresas ecoamigables

En Puerto Rico, cada día son más las empresas que se suman a la protección ambiental. Un sorbeto menos, un vaso reusable, bolsas de material biodegradables, y otros pequeños cambios implantados han venido haciendo la diferencia en el entorno empresarial y ambiental.

Ejemplo de ello es McDonald’s, cuyo compromiso, según Gabriel Serber, director de Compromiso Social y Desarrollo Sustentable, se expresa principalemente mediante la construcción de restaurantes ecológicos. Estos cuentan con programas de conservación de agua y energía, reciclaje del aceite usado en sus cocinas para convertirlo en biodiesel, la reducción de desperdicios sólidos y la eliminación del “foam” en sus restaurantes.

Recientemente, la empresa tomó la determinación de reducir el uso de sorbetos, entregándolo solo a pedido del cliente.

Por otro lado, la empresa de tecnología HP Inc., galardonada este año con el premio de Excelencia en Sustentabilidad Ambiental de la AIPR, ha puesto en marcha iniciativas que incluyen programas de reciclaje de cartuchos de impresión, reciclaje de papeles y el uso de 60% de energía renovable en sus instalaciones, meta que esperan alcanzar para el 2025.

CooperVision Inc., es otra empresa con operaciones locales que implanta en la isla sus políticas globales de conservación ambiental. Damaris Santiago, líder de la División Ambiental, Seguridad y Salud de Operaciones de Manufactura de dicha empresa, destacó entre los proyectos más exitosos la conservación de agua mediante su reuso y recogido de agua de lluvia. Actualmente la planta, ubicada en Juana Díaz, reutiliza el 35% de su agua.

Sus iniciativas proambiente también incluyen la conservación de energía, el reuso de envases de cartón y el reciclaje de plásticos.


💬Ver 0 comentarios