(horizontal-x3)
Las cisternas que mayormente están comprando los negocios son de entre 600 y 1,200 galones, mientras que las de las residencias (como en la foto) son de entre 300 y 400 galones, indicó el presidente de Universal Solar. (GFR Media)

Los preparativos de las empresas y negocios ante una nueva temporada de huracanes tienen que incluir también las medidas para garantizar un abasto de agua en caso de que se repita una situación como la que provocaron Irma y María.

La experiencia llevó a muchos comercios a equiparse adecuadamente para no sufrir nuevamente la escasez de agua.

Moisés Almansa, presidente de la empresa Universal Solar, confirmó ese interés al señalar que en los pasados meses se incrementó la venta de cisternas de gran tamaño para negocios, y de menor capacidad para residencias.

“Hemos visto un aumento en las ventas de cisternas en los últimos meses. Vimos un aumento en las ventas de calentadores, pero ahora en los últimos dos o tres meses se ha producido un aumento en las ventas de cisternas. Pensamos que es por el comienzo de la temporada de huracanes tras lo que pasó el año pasado y que la gente quiere estar más preparados para el huracán”, indicó.

Almansa explicó que las cisternas que mayormente están comprando los negocios son de entre 600 y 1,200 galones. Las de las residencias son, por otro lado, entre 300 y 400 galones.

“Normalmente el comercio está comprando más volumen de agua, dependiendo del negocio que sea. Hemos tenido negocios de comida, negocios de construcción, comercio liviano, comercio mediano. Dependiendo del tamaño del negocio es la compra que hacen de la cisterna”, agregó.

Explicó el empresario que la cisterna es útil tanto en caso de que se pierda el servicio de agua por algún tiempo, como si bajara la presión del mismo.

El empresario aseguró que en caso de que ocurra otro evento ciclónico de tal magnitud como el huracán María, el que tenga cisterna “puede estar tranquilo de que tendrá una reserva de agua y cuando viene la tormenta no hay que hacerle nada, ya que lo único que hay que hacer es mantenerlas llenas porque simplemente el peso del agua hace que no vayan a ninguna parte”.

Uno de los empresarios entrevistados por El Nuevo Día y que ya se está preparando para enfrentar la nueva temporada de huracanes es Alfonso Lam, portavoz de la cadena de supermercados Mi Gente y de los centros de distribucion MG Coop.

Este indicó que en los próximos días, su almacén ya proyecta hacer el pedido de compras de agua, para evitar que la entrega de mercancía se retrase con la llegada de algún huracán.

“Lo estamos haciendo porque hicimos compras de agua y de víveres y llegaron luego de la crisis y no pudimos satisfacer la necesidad de nuestros clientes como queríamos”, señaló.

Lam sostuvo que todos los supermercados de la cadena están preparados para la temporada. “Nosotros podemos ser la primera respuesta para el pueblo y para alguna gente por los lugares donde estamos ubicados”, dijo sobre los 27 establecimientos que tienen alrededor de la isla.

“Tenemos cisternas en las tiendas, muchas con calentadores solares para bajar el consumo de luz. Mandamos a hacer tanques de diesel adicionales para cada tienda. Si la tienda tenía 250 galones, mandamos a hacer otro de 250 (galones) de capacidad de forma que podamos estar unos días más en lo que la ayuda llega, para satisfacer las necesidad de las tiendas. Estamos en una etapa de aprendizaje y reestructuración”, afirmó.

Los preparativos para estas circunstancias incluyen también otro centro de distribución para tener suficiente mercancía para todas las tiendas.

Encaminan proyecto de autogestión de agua y luz

En el lado industrial, el presidente de la Asociación, Rodrigo Masess, aseguró que en la parte privada, “el sector productivo y sus empleados han tenido la cautela y la previsión de prepararse con los abastos adecuados por cualquier cosa que ocurra”.

Informó que se está desarrollando una campaña interna en la entidad donde se presenta un pequeño proyecto de autogestión a nivel de agua y de energía para que, con una inversión pequeña, las empresas y empleados puedan tener lo necesario para sus necesidades básicas.

Adelantó, por otra parte, su expectativa de que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados “tenga generadores en todas sus plantas y generadores redundantes para que cualquier cosa que ocurra ellos puedan tener sus plantas adecuadas y listas”.

“Yo esperaría que eso lo hayan hecho, y deben tener además suficiente combustible y el personal técnico para atender esas plantas”, señaló Masses.


💬Ver 0 comentarios