Los participantes de la Escuela de Apicultura del Este comienzan desde los 7 años. (Suministrada)

En momentos en que escasean los criadores de abejas, una nueva generación de apicultores se está levantando en Puerto Rico, coincidiendo con los esfuerzos para concienciar sobre la importancia de la abeja para la alimentación de la población.

La Escuela de Apicultura del Este, informó su director Hermes Conde, ha desarrollado 21 niños, entre las edades de los seis a los 13 años, en este oficio y se propone seguir trabajando con la niñez para garantizar la supervivencia de la abeja puertorriqueña.

Ahora mismo el más joven es Yomar Pérez Cruz, de seis añitos, y la más joven que ha pasado a la historia, porque fue la que comenzó con esta tendencia a los siete años, es Adriana Gonzalez”, dijo Conde orgulloso de los resultados.

Esta última tiene ahora 9 años, fue la que le abrió el camino, y tiene hoy su propio apiario y huerto casero en Luquillo, que ella desarrolló y maneja en la actualidad.

Otro joven destacado en la materia, y egresado de esta escuela es Natanael Nales Ayala, quien empezó a los 14 años y hoy, a sus 18, es instructor en la misma.

“El problema fue que la generación nuestra se desarrolló, pero no pasó el batón a nuevos apicultores y hoy tenemos el problema de que los niños están muy conectados al wifi y a los celulares, y lo que hemos hecho es que le hemos abierto la escuela a los niños para que conozcan y entiendan lo importante que es la abeja en la polinización y para los alimentos en el país”, sostuvo, al explicar el enfoque de la escuela en esta nueva generación

Para lograr el objetivo de nutrir sus grupos de estos jóvenes apicultores, el equipo de la entidad visita semanalmente escuelas a través de la isla. Pero de lunes a viernes, de 9:00 a.m. a 12:00 p.m., reciben estudiantes de escuelas públicas, incluyendo a grupos y jóvenes de educación especial.

Evidentemente el esfuerzo por promover la apicultura entre la población está dando resultados pues, según informa Conde, en el curso que está actualmente en proceso participan 58 personas “incluyendo niños, damas y caballeros”.

Afirma que esta gestión abre para estos ciudadanos una oportunidad y hay en los cursos diversidad de profesionales y jóvenes universitarios que se han integrado. El curso para certificarse como apicultor es de 42 horas y está disponible los sábados de 9:00 a.m. a 12:00 p.m.


💬Ver 0 comentarios