Constellation Health no ha conseguido inversionistas que aporten capital al negocio. (GFR Media) (semisquare-x3)
Constellation Health no ha conseguido inversionistas que aporten capital al negocio. (GFR Media)

La aseguradora Constellation Health (CH), que opera en el segmento de Medicare Advantage, continúa enfrentando dificultades financieras y tras más de dos años en proceso de rehabilitación, su menoscabo lejos de reducirse, ha aumentado sustancialmente.

En el año 2016, la empresa local -fundada en el 2011- entró a rehabilitarse por orden del tribunal. En aquella ocasión, la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS), pidió la liquidación por estar insolvente; pero el tribunal emitió una resolución y sentencia parcial para rehabilitarla. El menoscabo era de $11.5 millones.

“Al momento, no se ha corregido el problema de menoscabo que reconoció el tribunal en aquella ocasión hace más de dos años”, dice el documento que radicó el rehabilitador y la rehabilitadora auxiliar al tribunal el pasado 31 de enero, y en el que le piden al juez que apruebe el plan de rehabilitación propuesto y dicte cualquier otro remedio que en derecho proceda.

El cuadro financiero de CH se ha complicado seriamente y la empresa no ha conseguido inversionistas que aporten capital al negocio. Se supone que el Grupo Hima, uno de los socios de la aseguradora, iba a levantar hasta $15 millones a cambio de acciones preferidas. Pero ello no ocurrió.

Para el 30 de septiembre de 2018 el menoscabo se elevó a $$79.62 millones y CH tenía 20,000 afiliados aproximadamente.

“El menoscabo de activos que motivó en su inicio la rehabilitación de la empresa ha ido aumentando dada la falta de capital y lo costoso que resultan ser los beneficios que confiere el plan a sus afiliados conforme con la propuesta de negocios que promueve”, lee parte del documento que radicó el Comisionado de Seguros como rehabilitador.

La esperanza de Iván Colón, fundador de CH, era que durante el más reciente periodo de renovación de los planes de salud Medicare, lograra capturar 16,000 afiliados adicionales. Esto, ya que había conseguido la autorización de Medicare para vender su plan en toda la isla.

Sin embargo, durante el periodo de suscripción perdió más de 5,700 afiliados y el número bajó a 11,546. Solo pudo adquirir 2,568 afiliados, y al finalizar el pasado enero esa cifra continuaba a la baja. Los afiliados representan ingresos, y mientras menos sean, peor es para el negocio.

Al cierre de esta edición, el presidente de CH ni ningún otro ejecutivo había devuelto las llamadas de este diario para que ofreciera su versión y explicara cuál es el futuro de la empresa.

En su informe al tribunal, el rehabilitador señala que independiente de los controles de gastos, es imprescindible que se le inyecte capital a CH. Reconoce que la OCS se ha reunido con Colón y potenciales inversionistas en varias ocasiones, pero ante la magnitud del menoscabo de capital y las deudas acumuladas a los proveedores, no han invertido.

Al 2 de enero de 2019 las cuentas a pagar a los proveedores rondan los $79 millones, sin contar otros $17 millones que están en proceso de ser reconocidos.

El rehabilitador propone que CH inyecte $11.80 millones en efectivo para cubrir el requisito de capital computado en función de riesgo (RBC). Además, tendría que hacer un intercambio del 70% del menoscabo de activos en intercambio de deuda por participación y el 30% en inyección de capital en efectivo.


💬Ver 0 comentarios