Dave Rodney y Zuleika Gómez abrirán de tres a cinco joyerías en la isla en  los próximos dos años, antes de expandirse fuera del país. (semisquare-x3)
Dave Rodney y Zuleika Gómez abrirán de tres a cinco joyerías en la isla en los próximos dos años, antes de expandirse fuera del país. (Suministrada)

El otrora presidente de Sears y Kmart para Puerto Rico e Islas Vírgenes, Dave Rodney y su esposa Zuleika Gómez, ex ejecutiva de la industria de hospitales, han decidido dejar sus carreras corporativas de lado para convertirse en empresarios.

En entrevista exclusiva con El Nuevo Día, el matrimonio indicó que su primera incursión como dueños de negocio lo harán a través de la franquicia de joyería española Luxenter, de la cual han adquirido los derechos para Puerto Rico, Islas Vírgenes estadounidenses y británicas y para el estado de la Florida.

Rodney contó que la reconocida marca se vende en cadenas como Sears y fue ahí que por primera vez tuvo contacto con la empresa española. Pero no es hasta ahora que la cadena de joyería abrirá un establecimiento en la isla.

La primera Luxenter abrirá a finales de este mes en Plaza Las Américas, en un local de 1,030 pies cuadrados en el segundo nivel, frente a Amado Salón. Esta será también la primera joyería de la cadena española que abre en territorio estadounidense. La marca, fundada en 1976 por Carmen Lizarriturri tiene más de 2,000 puntos de venta y presencia en una veintena de países.

La inversión inicial alcanza los $100,000 y la joyería generará cinco empleos directos. El negocio operará bajo Luxenter Puerto Rico LLC. Gómez es la presidenta de la corporación y será quien esté al frente de la joyería, mientras Rodney es el vicepresidente y se encargará de la administración.

Al preguntarle qué les motivó a dejar sus carreras profesionales para embarcarse en el empresarismo, Rodney respondió que era un sueño que ambos tenían desde hace largo tiempo. Después del huracán María evaluaron la posibilidad de irse a Estados Unidos, donde ambos tenían oportunidades de empleo. Pero tras analizarlo, decidieron quedarse, pues desean que sus hijas crezcan en la isla.

“Al final del día la familia es la prioridad y ese balance entre trabajo y familia es importante. Es fuerte montar un negocio porque el capital es tuyo y el presupuesto es más limitado, pero lo que nos motiva es dejarles un legado a nuestras hijas y devolverle a la comunidad muchas de las bendiciones que hemos recibido”, manifestó el expresidente de Sears Puerto Rico.

Decidieron establecer la joyería en Plaza Las Américas, debido a que la administración del “mall” conoce a Rodney por el puesto que ocupó en las cadenas Sears y Kmart. “Plaza es el principal centro comercial en Puerto Rico y el Caribe. Además, tengo muy buena relación con Plaza y me apoyaron en el proceso”, sostuvo.

El ahora empresario laboró en Sears durante dos décadas y en Puerto Rico ocupó la presidencia cuatro años. Su esposa, quien estudió Administración en Servicios de Salud, trabajó a nivel gerencial en varios hospitales del área metropolitana, pero renunció para cuidar a sus niñas, de 1 y 2 años.

Sus planes son abrir de tres a cinco Luxenter en ciudades grandes como Ponce, Mayagüez o Bayamón, y también en hoteles, en un periodo de dos años, antes de expandirse fuera, y en un plazo de cinco años tener presencia en el Caribe y en el estado de la Florida. Aún desconocen el número de tiendas que abrirán allá.

Sobre Luxenter

Son diseñadores y fabricantes de joyas, mayormente en plata y piedras semipreciosas y algunas bañadas en oro. Sus diseños incluyen collares, pulseras, pantallas, sortijas, relojes, brazaletes, yuntas para caballeros y hasta llaveros. Cuentan con varias colecciones y aunque mayormente sus prendas van dirigidas a la mujer, tienen piezas para caballeros, para niñas y para las novias. Los precios de las piezas son accesibles y van desde los $30 hasta los $125.

“Hay prendas para todos los estilos”, dijo Gómez y señaló que ofrecerán servicio de reparación de piezas. Una vez abra la tienda, los clientes podrán hacer pedidos por internet. Hasta que eso no ocurra, la cadena no hará envíos a Puerto Rico.

Luxenter no es el único negocio que montará la pareja. Rodney señaló que ya está en conversaciones para traer otros conceptos de establecimientos comerciales españoles y europeos que no tienen presencia en la isla.

“Si paramos de invertir en Puerto Rico ¿qué va a pasar? No debemos irnos del país. La isla necesita empleos y mover la economía. Sabemos que montar un negocio conlleva riesgos, pero si no invertimos, otros vendrán y lo harán por nosotros”, manifestó Rodney. Mientras, Gómez añadió, “para montar un negocio hay que tener muchos deseos de que se puede, y nosotros lo tenemos. Hemos sido bendecidos en el proceso”.


💬Ver 0 comentarios