(semisquare-x3)
Richard Branson contesta preguntas durante el foro. (Suministrada)

Miami - Cada vez que el magnate y emprendedor en serie Richard Branson se ha embarcado en un nuevo negocio, lo ha hecho porque de alguna forma su curiosidad personal coincide con un mercado o una necesidad sin explotar. 

Esa fue una de las lecciones que Branson, fundador del conglomerado Virgin, impartió hoy, miércoles, ante los más de 1,000 asistentes al foro de innovación para la región de Latinoamérica y el Caribe (LAC), que Mastercard celebra en esta ciudad.

En Virgin Group, el ejemplo más patente de esa filosofía ha sido Virgin Galactic, que busca hacer realidad el turismo espacial. 

Bajo el conglomerado hay más de 60 compañías a nivel global, que incluyen una amplia gama de operaciones desde telecomunicaciones y gimnasios, hasta disqueras y línea de cruceros.  Entonces, “¿Por qué viajes al espacio?”, le preguntó su interlocutora Janet Rivera Hernández, jefa de comunicaciones de Mastercard para LAC. 

Branson ripostó con una pregunta al público:“¿Quiénes de ustedes quisieran viajar al espacio?” Más de la mitad alzó la mano. 

“Si pueden pagarlo y si pueden comprar un boleto de regreso, la mayoría de la gente va a querer ir al espacio”, sostuvo Branson, tras haber demostrado su hipótesis con la reacción de la audiencia. Con esto, dejó claro que aunque su meta personal – y de la compañía – es crear algo “muy especial”,  “al final también hay un mercado para ello”. 

Virgin Galactic tiene unas 800 personas en lista de espera para el turismo espacial y espera comenzar vuelos de prueba tan pronto como en 2019. 

Sobre qué lo guía para replicar el éxito en los múltiples proyectos y compañías que ha lanzado ya por 50 años de carrera, Branson sintetizó su filosofía en: “Practicar lo que predicamos al máximo de lo que podamos”. 

Esto incluye delegar funciones, elogiar al equipo, minimizar la crítica y cultivar una cultura corporativa en la que la confianza sea genuina y bidireccional. 

 Recordó que cuando lanzó la disquera Virgin – que también surgió de un deseo personal conjugado con la necesidad de que incontables artistas independientes tuvieran cómo producir su música – “lo que aprendí muy pronto fue a no hacerlo todo yo”. 

Por el contrario, recomendó hacerse de un equipo de buena calidad y luego darle “mucha libertad para que cometan errores y creen grandes cosas”. 

Puntualizó que “el éxito de Virgin es que la gente que trabaja para nosotros le encanta trabajar en la compañía”, en particular porque tienen libertad y flexibilidad para trabajar desde la casa o desde donde estén viajando con sus familias. 

“A cambio recibimos confianza por baldes”, subrayó. 

El empresario y filántropo de 68 años recalcó que son muchas las compañías que “dicen que tratan bien a su gente, pero no es así”. Indicó que una de maneras más efectivas para  poner la acción en la palabra es “dar ascensos desde el interior de la compañía”.

Aseguró que, según su experiencia, cuando se le da una oportunidad a un talento interno , aun cuando parezca una movida inesperada, “esas personas exceden las expectativas y hacen un trabajo formidable”, porque se les dio una oportunidad que hasta para ellas mismas parecía inesperada. 

Virgin Group, según su portal oficial, ha evolucionado para convertirse en un conglomerado enfocado en coinvertir capital para crecer operaciones en viajes, salud y bienestar, música y entretenimiento, servicios financieros, y telecomunicaciones y medios. 

Son responsables de 69,000 empleos directos en 35 países y tienen una cartera de 53 millones de consumidores en todo el mundo, además de un ingreso anual de $16,600 millones. 

Branson se dirigió a la audiencia de más de 1,000 clientes, emisores, comerciantes y otros jugadores clave de la industria financiera en LAC, que Mastercard juntó en Miami Beach para dialogar sobre los avances presentes y los desarrollos a futuro en diversas tecnologías de pagos, ciberseguridad y experiencia de usuarios. 


💬Ver 0 comentarios